Los catalanes son españoles y los mapuches argentinos

Todos sus artículos

El Dr. Juan Carlos Pacífico es Encargado Titular del Registro de Pergamino N° 2 y colabora en nuestra revista desde hace diez años. Otrora con escritos de ficción y actualmente con ensayos, vaya aquí un análisis de la problemática argentina y española frente los grupos que reclaman su autonomía. Un artículo sobre una cuestión que genera posiciones enfrentadas… ¡Contanos la tuya bajo esta nota o en el Face!

“Observando, hoy, el panorama de España y la posible secesión de Cataluña se me ocurre una comparación con el problema de los mapuches y la reivindicación de tierras que estos pretenden”.

“Son dos problemas diferentes pero que tienen puntos de contacto”.

“Ambos pretenden ser naciones pero no tienen territorio propio, la historia está llena de naciones que han pasado y pasan por ese estamento y cuando definimos el  término nación hablamos de seres humanos que se sienten parte de un todo mayor desde el punto de vista cultural, idiomático, religioso, entre otros”.

“Los mapuches son argentinos, los catalanes son españoles, la nacionalidad de ambos no está en discusión pero ellos no se sienten ni argentinos ni españoles”.

“Esto es: el ropaje jurídico de su nacionalidad no hace mella en sus sentimientos más profundos y pretenden, ambos, pensarse en un territorio y una organización política acorde que los guíe prescindiendo de Argentina y España”.

“Ahora bien,  ninguno tiene territorio propio -como fue dicho- porque es evidente que España tiene a Cataluña y Argentina al territorio que años atrás  tuvieron los mapuches”.

La actual bandera mapuche

“España combate la secesión con las armas que da la Constitución que establece -sin duda alguna- la integridad territorial;  lo mismo sucede con Nuestra Constitución que establece derechos pero también obligaciones de los ciudadanos la primera de ellas: el respeto máximo del marco jurídico que impone”.

“Argentina está entrando en una zona peligrosa, analizando el problema con lo que sucede en Chile las alarmas deben ser encendidas, en el país trasandino la violencia con la que operan los grupos indígenas mapuches es impensada, hoy, en nuestro país; ellos tienen un grave problema en una guerra no declarada pero violenta al extremo, nadie nos asegura que no pase lo mismo aquí”.

“No podemos decir, de ninguna manera, que todos los mapuches exhiben ese perfil, entiendo que existe una gran mayoría que está lejos de esa salida y prefiere la vía política y pacífica, pero no se ven grandes obstáculos para que la violencia siga siendo la bandera de los pocos”.

“Debemos preguntarnos por el sentido de pertenencia, por lo atávico (conforme Diccionario de la Real Academia Española: comportamiento que hace pervivir ideas o formas de vida propias de los antepasad

La imagen del territorio español

os), que desplaza al ropaje jurídico para pervivir en las formas ancestrales que traen aparejada el recuerdo perenne de la tierras que perdieron en batallas por las luchas ya sea contra el español y más acá contra la Argentina”.

“Las batallas que se pierden, que deberían de haberse ganado, generan innumerables perjuicios y efectos casi permanentes y en estos casos se aferran a sus costumbres dando al pasado una significación superior al provenir en aras de no perder ese legado cultural que los hace ser ellos mismos y diferentes al resto”.

“Nuestro país en relación a los pueblos indígenas en el artículo 75 inciso 17 de la Constitución nos dice: ´Corresponde al Congreso: inciso 17. Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos”.

“Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural; reconocer la personería jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos. Asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afecten. Las provincias pueden ejercer concurrentemente estas atribuciones”.

“Y el artículo 18 del Código Civil expresa: “ Derechos de las comunidades indígenas. Las comunidades indígenas reconocidas tienen derecho a la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan y de aquellas otras aptas y suficientes para el desarrollo humano según lo establezca la ley, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional” .

“Claramente emana que hay una salida política y jurídicamente causada en las normas mencionadas”.

“Todo está dado para que la solución pacífica sea la solución. Ojalá”.

Dr. Juan Carlos Pacifico Annan

Dr. Juan Carlos Pacífico Annan, Publicaciones

Dr. Juan Carlos Pacífico Annan, Encargado Titular del Registro Pergamino Nº 2

~ 28.08.18: Los catalanes son españoles y los mapuches argentinos

~ 06.07.18: Para la Siria de mis abuelos, la Paz de San Agustín

~ 07.04.18: Jerusalén, siempre viva y presente y un Trump desafiante

~ 26.12.17: ¿España se disuelve?

~ 20.12.17: Oda a los vándalos, jamás podrán

~ 25.03.17:  “La tuve que matar” (o “el momento oportuno llega”)

~ 15.02.17: El palimpsesto de Piti Fernandez, o cómo Las Pastillas del Abuelo nos traen a Bernárdez
~ 27.05.16: Umberto Eco: un italiano genial, un ciudadano del conocimiento
~ 22.04.16: Amia, Nisman y Borges, o El Laberinto, o Funes el memorioso
~ 21.02.16: Siria, Houellebecq y el terrorismo islámico
~ 16.12.15: “¿No se quiere llevar algunos?” O cómo encontrar la vida en la vida
~ 19.06.15: El juego debe terminar
~ 26.02.15: Borges a la Basura
~ 29.06.14: Domingos de Ficción

Para la Siria de mis abuelos la paz de San Agustín

El Dr. Juan Carlos Pacífico Annan es Encargado Titular del Registro de Pergamino N° 2. Más allá de su función registral, en nuestra revista nos aparta de los quehaceres administrativos, con sus escritos de ficción, los retratos de su Pergamino natal y sus análisis socio-políticos de la realidad internacional. En este caso combinándolos, ya que la actualidad Siria interpela también su memoria y sus recuerdos.

“Mis abuelos maternos vinieron desde Siria a principios del siglo pasado, Nahima y Elías se casaron en Pergamino y tuvieron once hijos, sobrevivieron a ocho y como tantos otros su vida comercial comenzó en una pequeña tienda que con el tiempo se convirtió en una gran industria de la confección”.

Católicos ortodoxos colaboraron activamente en la construcción del templo dedicado a San Jorge y del Club Sirio Libanés de mi pueblo, se integraron a la sociedad no sin algunos escarceos propios de esa época, sin embargo el trabajo intenso fructificó al fin y vieron colmadas sus expectativas”.

“Mi abuelo falleció en 1968 y mi abuela en 1973, aún recuerdo su idioma, en su casa mis abuelos hablaban en árabe con sus hijos que le contestaban en castellano y en castellano con sus nietos, ese método permitió perderlo y no estuvo bien, deberíamos haberlo conservado; pero si pienso que los árabes estuvieron en España 700 años y hoy se habla castellano lo nuestro es una nimiedad”.

“Mi abuela, con los ojos más bonitos que recuerdo de un celeste único, era quien mandaba –no podía ser de otra manera – y su cocina una fábrica de exquisiteces orientales a las cuales mi memoria se aferra día a día”.

“Viví con ella sus últimos tres años, mi madre al ser la menor de la descendencia tenía asignada tal tarea y mi padre lo aceptó sin hesitación, mis tíos y tías estaban siempre dispuestos a la ayuda y esos años transcurrieron con las rutinas de una familia de clase media y mi abuela jamás fue obstáculo para nadie, ella poseía una bondad única y los diálogos que entablábamos en su castellano rústico siempre transcurrían por sus preguntas sobre el colegio o el club, no supe preguntarle nada de su infancia y su patria natal y hoy me persigue ese silencio”.

“No puedo creer que haya perdido la historia oral de su, seguramente, rica historia, muchas veces me enojé con mi madre a la cual reprochaba no haberme advertido de tal circunstancia pero su respuesta siempre fue la misma: el trabajo todo lo borraba, no había tiempo para otra cosaellos solo pensaban en laborar y en la familia”.

“Siria, en nuestra familia, no es una tierra más, es la tierra de mis abuelos, por eso las noticias que leo de su guerra civil tan cruenta y espeluznante no pasa desapercibida, a veces imagino los diálogos que hubiera tenido con Nahima de haber vivido en este contexto sangriento, imagino su amargura y sus lágrimas porque jamás de su boca nació un reproche ante su ida, una palabra violenta con relación a los invasores turcos que asolaban las aldeas cristianas en ese periodo, no puedo dibujar en mi mente un pueblo violento cuando los que aquí vinieron no poseían ese gen de guerra”.

“No entiendo la guerra en el rostro de mis abuelos, no puedo encontrar rastro alguno en el pasado que me hubiera permitido adivinar lo que está pasando ahora. Los pueblos sufren con las conflagraciones y más cuando estas son fratricidas, observar las ciudades desbastadas y la cara de sus habitantes lastima el alma y nos atenaza a una realidad que parece no querer marcharse”.

“Cuando mi abuela murió hablaba y llamaba a su madre en un árabe perfecto y sonoro, mis tíos me traducían y ahora cuando su país se desangra creo entrever que ante tamaña tragedia ella llamaría a su madre pero también a todos los actores, directos e indirectos, que con su operar son indisimulables causantes de semejante matanza para que cesen su accionar para que encuentren formas para evitar lo que vemos para recomponer la realidad a la luz de una paz duradera con base en la famosa frase de San Agustín : “la paz es la tranquilidad en el orden”.

Vaya este opúsculo para Nahima y Elías y en ellos para todos los sirios que vinieron aquí y nos enseñaron a trabajar a destajo y a querer a esta tierra con la pasión del converso con la fortaleza de aquel que sabe que la eligió por siempre”.

Dr. Juan Carlos Pacífico Annan
Encargado Titular del Registro de Pergamino N° 2

 

Jerusalén, siempre viva y presente y un Trump desafiante

Juan Carlos Pacífico

El Dr. Juan Carlos Pacífico es Encargado Titular del Registro de Pergamino N° 2 y colabora en nuestra revista desde hace diez años. Es quien nos aleja de los avatares registrales cotidianos, con sus escritos de ficción, con la presentación de una saga seriada dominical en nuestra Web, y este fin de semana con una aproximación a los conflictos de poder internacionales.

“Cuando Alemania invade Francia y toma París durante la Segunda Guerra Mundial pasea orgullosa sus poderosas fuerzas armadas por la principal avenida de la ciudad tomada y no solo eso sino que, también, cuelga una bandera nazi en el arco de triunfo”.

“Son dos signos poderosísimos que entronizan al ganador y lastiman al derrotado humillándolo en su fuero más íntimo”.

Donald Trump

“Jerusalén es, sin lugar a ninguna duda, la cuna de las tres religiones monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam y la historia nos muestra que a través de los años la lucha por su conquista no solo era una cuestión religiosa sino también política, quien la conquistaba obtenía el favor de los dioses y mostraba su poderío y fortaleza política exhibiendo su fortaleza militar amedrentando a sus rivales: las dos llaves del escudo Vaticano que representan el poder religioso y el humano”.

“El presidente norteamericano Donald Trump cultiva el camino de lo que se denomina la derecha alternativa, una pseudo filosofía que tiene entre sus preceptos fundamentales está la pertenencia a la cuna judeo cristiana o si se prefiere a la civilización greco latina: somos occidentales y proclamamos nuestra pertenencia a esas raíces religiosas y a la sociedades organizadas sobre las ideas que los griegos y romanos nos legaron; oriente debe quedarse donde está y debemos desalentar que nuestras sociedades reciban a quienes no comulgan con estos principios básicos”.

“Derrotado el Isis y apagándose, lentamente, la guerra civil de Siria quien aparece en el escenario como el gran ganador de la misma es Rusia que ha convertido al mencionado país en un protectorado y se ha asentado como lo que siempre fue antes y después de la segunda guerra mundial: la potencia que intenta competir con los EEUU”.“Hoy Rusia compite metroa metro con los EEUU en todos los campos, se proclama como el gran imperio oriental e intenta frenar, sin fijarse en costos, con el imperialismo americano”.

“Esa Rusia ganadora teje alianzas con Irán, Turquía e Irán que tiene en el sur del Líbano al grupo Hezbollah; esta alianza es notoriamente anti americana y mira a Israel con ojos de pocos amigos”.

“Considerar a Jerusalén la capital de Israel es una decisión que pone el acento en que ese lugar solo pertenece a quienes caminan las tierras de los judeo-cristianos”.

“E.E.U.U. quiere que escuchen que el islam deberá replegarse a sus tierras que la derrota del Isis es una reafirmación de los principios de la derecha alternativa: mandamos nosotros y poseemos para nosotros un lugar cuna de lo judeo cristiano, desprendiéndose –también- que nunca nadie dejará solo a Israel y que Irán y todo el mundo islámico deberán tomar razón de ello”.

“Pero, también , hay que ver cual es el escenario político interno de los EEUU ahora: jaqueado por la cada vez más amplia repercusión que está teniendo la causa judicial sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones pasadas Trump bien pudo tomar la decisión de salir de la coyuntura con un salto hacia adelante y ‘meter’ a los estadounidenses en un tema de repercusión mundial sacando lo local del centro del escenario”.

“Conclusión : Una vez más tenemos un Trump en estado puro, un hombre que se siente fuerte y que pretende dejar en claro que E.E.U.U. es la potencia y que ejercerá su liderazgo conforme su conveniencia e interés y que quienes pretenden ensombrecer ese poder tendrán que luchar y mucho para ello, sobraran momentos de tensión en los días por venir”.

Dr. Juan Carlos Pacífico Annan

Encargado Titular Registro Pergamino N° 2