Martín Lomba

Martín Lomba

Martín Lomba es empleado en el Registro Automotor de Tres de Febrero N° 3 desde hace 10 años y Secretario General del Sindicato Autónomo de Trabajadores de Registros del Automotor y Motovehículos (SATRAMM).

«En 2015 formalizamos la organización, ingresando el expediente en el Ministerio de Trabajo para solicitar la personería correspondiente. Para ello muchos compañeros pusieron su firma en las fichas de afiliación. Principalmente en CABA y GBA, pero también recibimos fuertes adhesiones desde Córdoba, Santa Fe y Salta. SATRAMM se encuadra dentro de la CTA de los Trabajadores», aclara.

Licenciado en Relaciones Públicas por la Universidad Nacional de La Matanza (Unlam) y Diplomado en Comunicación Comunitaria en la Universidad de Buenos Aires (UBA), estas son hasta hoy sus participaciones en nuestro medio:

13.10.20: La relación laboral de los trabajadores registrales

31.08.20: El reclamo de los empleados de Registro

La relación laboral de los trabajadores registrales

Licenciado en Relaciones Públicas por la Universidad de La Matanza, Martín Lomba es empleado en el Registro Automotor de Tres de Febrero N° 3 y Secretario General del Sindicato Autónomo de Trabajadores de Registros del Automotor y Motovehículos (SATRAMM).

Finalizando el mes de agosto inauguró su participación en Panorama con un artículo de reclamo, y hoy podés encontrar esta nueva publicación de su autoría; donde desarrolla muchas de las demandas de la entidad que representa.

Lo leemos:

«El Sindicato de Trabajadores de los Registros del Automotor y Motovehículos (SATRAMM), como toda organización sindical, se conforma para defender los intereses de los trabajadores de una determinada actividad en la relación laboral que configuran con sus empleadores».

«En el artículo 3 de la Ley de Asociaciones Sindicales (Ley 23.551) dice,
‘entiéndase por interés de los trabajadores todo cuanto se relacione con sus condiciones de vida y trabajo’. Y agrega, ‘la acción sindical contribuirá a remover los obstáculos que dificulten la realización plena del trabajador».

«En nuestra actividad, la relación laboral entre trabajadores y empleadores se encuentra enmarcada dentro del convenio colectivo de Comercio, mayoritariamente; una minoría dentro del convenio de UTEDYC, y otro tanto en la informalidad (en negro)».

Relación Laboral

«El Dr Adrián Luis Vázquez (*) en una nota titulada Relaciones Laborales del Personal de los Registros Seccionales en el N° 107 de la revista Ámbito Registral (Mayo 2019) –Ver Aquí, nota de página N° 36— expone que nadie podría negar la importancia de contar con una normativa laboral que contemple todos los aspectos específicos de la actividad que distan mucho de asimilarse a las actividades de comercio y de entidades civiles y deportivas sin fines de lucro‘. Y agrega, ‘el sólo hecho de considerar cuestiones específicas como las tareas, horarios, régimen de descanso y licencias, manejo de valores y demás cuestiones que integran las relaciones laborales de nuestros dependientes solo confirman que sería positivo».
«Desde este punto de vista, y una vez obtenida la personería jurídica, SATRAMM tendría que dirimir dos cuestiones fundamentales. Consolidar un convenio colectivo de trabajo de la actividad, absorbiendo a quienes se encuentren bajo el convenio del Sindicato de Comercio o UTEDYC; y reemplazar la figura de colaborador del Encargado por la de trabajador del Registro Seccional. Aunque la última cuestión mencionada puede resolverse de manera inmediata con la modificación del decreto 335/88 y la normativa jurídica subsiguiente. Con lo cual, ante una intervención por el motivo que fuese, los trabajadores continuaríamos desempeñando las mismas funciones en el registro seccional, manteniendo categoría y antigüedad».

«Lamentablemente, la actividad registral se encuentra diseñada de tal manera que no se enmarca en el derecho público ni en el privado, atacando fundamentalmente el principio de estabilidad laboral.
El artículo 8 del Reglamento Interno de Normas Orgánico – Funcionales (RINOF) dice que los colaboradores carecemos de toda relación laboral con el Estado y que no podemos permanecer en el Registro una vez que el Encargado haya cesado en el cargo, sin perjuicio de la relación laboral que puede continuar con el empleador o sus derecho-habientes».

«Esto último en caso de cese de funciones por muerte del Encargado. Situación que lamentablemente constatamos estos últimos días con el fallecimiento de un Encargado de un Registro Seccional de CABA y otro de La Plata. Y aprovechamos este espacio para enviarles nuestras condolencias a sus familiares y seres queridos».

«No obstante, nuestro rol es representar los intereses de esos trabajadores que a la tristeza de haber perdido un ser querido, se encuentran también con la angustia de no saber como continúa su relación laboral y su vida toda en el contexto actual de crisis sanitaria y económica».
«También tenemos el ejemplo de lo que sucede en las intervenciones ordinarias. La mayoría de nuestros compañeros y compañeras quedan a la deriva con un empleador sin fondos para responder a las indemnizaciones o, en todo caso, la intervención les propone o sugiere que renuncien a su relación laboral (y todo derecho a indemnización) para contratarlos.
Las prácticas descritas son históricas y ningún trabajador registral lo desconoce».

«Por un lado, la DNRPA se deslinda de la relación laboral pero tiene injerencia directa cuando garantiza que los Encargados no tengan respaldo para cumplir con sus obligaciones laborales, o cuando sugiere que nuestros compañeros y compañeras renuncien para ser contratados por una nueva gestión. Esas prácticas son siniestras, vergonzosas e inmorales,
y ninguna institución que se jacte de democrática y progresista puede admitirlas en pleno Siglo XXI. Cuando desde SATRAMM calificamos al sistema registral como feudal es porque no se ajusta a la ley y vulnera derechos».

«Los trabajadores registrales, como la gran mayoría de los trabajadores de nuestro país, venimos sufriendo desde el 2016 una disminución del salario real y un agravamiento de nuestras condiciones de vida. Sumado a que la gestión conducida por el Lic. Carlos Walter tenía el objetivo explícito de digitalizar todo el proceso en desmedro de nuestros puestos de trabajo. Inclusive amenazando un principio rector del sistema registral como es la seguridad jurídica».
«El cambio de gobierno y de gestión en la DNRPA trajo nuevas esperanzas a los trabajadores registrales. Y si bien somos conscientes de que estamos en medio de una pandemia sin precedentes, también lo somos de que los Registros Seccionales continúan trabajando y sus ingresos no se han reducido, sino todo lo contrario».
«A pesar de todo, los trabajadores registrales nos sentimos orgullosos sabiendo que nuestro trabajo permite generar la recaudación que asegure las funciones del Ministerio de Justicia y los salarios de nuestros compañeros estatales, también diezmados por la pandemia».
«Somos los trabajadores registrales los que en este contexto tan adverso soportamos aumento del volumen y horas de trabajo, exponiendo nuestra salud a cambio de un salario que permanece inmóvil hace mucho tiempo y no llega a cubrir la canasta de pobreza. Y es injusto que nos den la espalda y no reconozcan nuestro esfuerzo y derechos. No se puede dilatar aún más este encuentro y creemos que en esta instancia deberíamos ser convocados para comenzar un diálogo necesario e históricamente postergado. Esa injusticia puede ser subsanada hoy pero esa decisión ya no está en nuestras manos SATRAMM va a seguir insistiendo con los pedidos de reunión a la Dirección Nacional, hoy conducida por la Dra. María Eugenia Doro de Urquiza, como ya lo hicimos anteriormente cuando el ente era dirigido por Carlos Walter. De hecho, el 1ro de Septiembre envíamos un correo electrónico solicitando una reunión con la Directora».
«Nosotros como trabajadores comprometidos con torcerle el brazo a la historia tenemos la obligación de generar demandas que susciten respuestas de los organismos e instituciones que correspondan para cada cuestión en particular, sea la Dirección Nacional, AAERPA o el Ministerio de Trabajo. Y eso hicimos ante el Dr. Víctor Malavolta, Subsecretario de Asuntos Registrales del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación».
«Generar esas demandas es estar a la altura de las circunstancias, es honrar la memoria de tantos trabajadores y trabajadoras que dieron su vida para conquistar derechos, y también es ser coherentes con nuestra conciencia. Se trata de pensar y hacer. Construir organización para transformar la realidad«.

Lic. Martín Lomba

(*) El texto no lo aclara, pero por ser ´Ámbito Registral´el órgano de difusión de la Asociación de Encargados, presumimos puede tratarse del Encargado del Registro Moreno N° 4, quien lleva ese nombre y apellido.

El reclamo de los Empleados de Registros

Martín Lomba
Martín Lomba

Martín Lomba es empleado en el Registro Automotor de Tres de Febrero N° 3 desde hace 10 años y Secretario General del Sindicato Autónomo de Trabajadores de Registros del Automotor y Motovehículos (SATRAMM). Hoy acerca a toda la comunidad este escrito, donde expone los reclamos de los empleados de los Seccionales.

Y nos comenta que SATRAMM «se encuadra dentro de la CTA de los Trabajadores. Si bien cumple con todos los requisitos para que nos otorguen la personería jurídica, el expediente sigue bloqueado. Destrabar ese legajo es fundamental para comenzar a construir un camino de reivindicación para los trabajadores registrales».

Lo leemos:

«La pandemia impactó de lleno en todas las economías del mundo y puso de manifiesto todos los problemas que en materia laboral se deben resolver. Esas problemáticas en el ámbito registral no fueron la excepción. Los trabajadores de los registros del automotor pasamos de ser colaboradores invisibles para el sistema, a ser ´Esenciales».

«Esenciales, ahora, para la necesaria maquinaria recaudatoria del Estado y de los Encargados de los Registros, pero invisibles, siempre, para lograr reconocimientos en materia de derechos laborales».

Satramm

«Hace rato venimos levantando la voz en reclamo por nuestros derechos y denunciando las diferentes problemáticas que acucian a los trabajadores de nuestra actividad como a las diferentes instituciones del Estado que hacen la vista gorda al asunto».

«Los trabajadores registrales somos trabajadores altamente calificados en una actividad estatal esencial que es la registración automotor pero profundamente precarizados en nuestra situación laboral que incluye salarios indignos, condición de insalubridad física y mental, falta de reconocimiento de nuestra actividad, entre otras».

«Todo esto sumado a que el Ministerio de Trabajo se niega sistemáticamente a otorgarle a SATRAMM la personería jurídica, negándole a los trabajadores registrales la posibilidad de encuadrarse en un convenio colectivo de trabajo específico de la actividad sin recaer en Comercio, UTEDYC o en la plena informalidad».

«Los trabajadores registrales, además de sufrir la pandemia, la recesión económica y la falta de paritarias, tenemos que ser testigos del aprovechamiento que muchos Encargados hacen de la situación: descontar salarios sin mediar suspensión, pagar salarios y aguinaldo en cuotas, exponer a compañeros que se encuentran dentro de grupos de riesgo o tomar trámites por fuera del turnero».

«La situación que vivimos es angustiante, injusta y sólo puede acabar con una transformación profunda del sistema registral. La actividad de registración automotor es la única actividad de registración que no es estrictamente estatal, sino un híbrido público-privado que vincula en su relación laboral a los trabajadores con la persona física (Encargado) que conduce el Registro y no con la actividad (sistema registral nacional) o con el lugar de trabajo (Registro Seccional)».

«Lo dicho en el párrafo precedente no es algo que digamos al pasar y, mucho menos, algo insignificante. Es el origen de todos los males. ¿Puede haber un sistema de registración automotor en el cual los trabajadores registrales seamos trabajadores con posibilidades de crecimiento, que se respeten nuestros derechos, que percibamos un salario acorde y en blanco, que podamos concursar para conducir un Registro Seccional y que una intervención no sea una tragedia?»

«¿Puede haber un sistema registral del automotor que disminuya aranceles y modernice sus procedimientos beneficiando a los mandatarios y usuarios? La respuesta es afirmativa. No obstante, para ello se deben tomar decisiones profundas, justas y necesarias. En primer lugar, se debe vincular laboralmente al trabajador con la actividad o el lugar de trabajo, eliminando la figura de colaborador».

«En segundo lugar, y por disposición, la Dirección Nacional debe establecer que las intervenciones remueven a los Encargados pero no a los trabajadores, excepto que medie una causa justificada y comprobable».

El Dr. Víctor Malavolta
El Dr. Víctor Malavolta

«En tercer lugar, la actividad registral debe tener un convenio colectivo de trabajo que comprenda equitativamente salarios, condiciones laborales y categorías. En este sentido, el pasado miércoles 12 de Agosto tuvimos una reunión en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos con el Dr. Víctor Malavolta, Subsecretario de Asuntos Registrales, y la Dra. Florencia Robledo, Asesora de la Subsecretaría de Asuntos Registrales».

«La recepción fue positiva y pudimos explayarnos acerca de las problemáticas, estructurales y coyunturales, propias de la actividad. Como tópicos principales, tratamos los temas de turnos y horarios de trabajo, protocolo de salubridad e intervenciones. Ellos escucharon atentamente nuestra posición y se comprometieron a observar dichas cuestiones, dejando abierta la posibilidad de reunirnos nuevamente. El Subsecretario refirió que estaban trabajando sobre un proyecto de digitalización de los trámites en el ámbito registral y trabajo a distancia. Cuestiones que más adelante nos interesaría profundizar debido a que es un tema sensible y preocupa a todos los trabajadores registrales».

«Por último, le solicitamos a la Dra. Robledo la gestión de una reunión con María Eugenia Doro de Urquiza, Directora de la DNRPA para trabajar diversos temas y plantear nuestra posición».

«La pandemia agravó los problemas de los trabajadores registrales. Está más que claro. No obstante, nuestra situación laboral precarizada, flexibilizada, maniatada, nunca reconocida, es parte del sistema registral mismo, institucionalizada con el Decreto N° 335/88 y profundizada desde ese tiempo hacia acá, cada vez más».
«De hecho, formamos SATRAMM para que los trabajadores registrales tengamos el lugar que merecemos y desde el cual podamos construir un presente y un futuro en nuestras vidas, que no es poco».

«Los trabajadores registrales merecemos un sistema registral transparente, que respete los derechos y reconozca nuestra labor, permitiendo el crecimiento laboral y el desarrollo personal».

«Transformar el sistema registral no sólo es saldar deudas con sus trabajadores, reconocer derechos y eliminar privilegios. Es también gobernar de cara a la sociedad, siendo responsable con la gestión de lo público, que es de todos y para todos«.

Martín Lomba