Todos los motovehículos deben ser patentados

La Dirección Nacional del Registro de la Propiedad Automotor (DNRPA) recuerda que todos los motovehículos deben que ser patentados, incluso los eléctricos, y que la circulación en la vía pública requiere la previa homologación del bien ante la Dirección Nacional de Gestión de Política Industrial.

Todos los motovehículos deben ser patentados

Se entiende por motovehículo a los ciclomotores, motocicletas, motocarro (motocargas y motofurgones), motonetas, triciclos y cuatriciclos con motor.

La DNRPA recomienda a los compradores que antes de adquirir un vehículo, como las motos eléctricas, corroboren si cuenta con la debida homologación para circular en la vía pública, revisando el certificado de importación o fabricación.

En aquellos modelos que estén habilitados para circular, el certificado aclara que poseen una Licencia de Configuración de Modelo (LCM), que garantiza que el modelo cumple, entre otras cosas, con las medidas de seguridad necesarias. La normativa vigente prohibe la circulación de estos vehículos por autopistas, semiautopistas, autovías o rutas.

Suele ocurrir que el usuario desconozca que las motos eléctricas deben ser patentadas, al igual que todos los vehículos.

Fuente: Argentina.gob.ar

Revocación de la Firma Digital

Circular DTR 16

En el día de hoy, la D.N.R.P.A se encuentra difundiendo su Circular D.T.R. y R. N° 16. La misma recuerda a Encargados e Interventores el procedimiento adecuado para la revocación de una certificación de Firma Digital Remota.

Firma Digital

Enumera los casos en que el registro de datos biométricos debe obligatoriamente realizarse, recuerda el sitio de consulta de la normativa aplicable para esta materia y ofrece un correo electrónico donde comunicarse frente a cualquier inconveniente.

Patentamientos, impuestos distorsivos y relación con Brasil: pensar la industria automotriz hacia adelante

El sector automotor arrastra problemas estructurales que es necesario poner sobre la mesa para poder pensar en un fortalecimiento hacia adelante, ya que actualmente entre un 40% y un 70% de los insumos es importado. Esto se traduce en un déficit comercial de más de USD6.000 millones, lo que implica que una mayor venta de automóviles deriva en una sangría de divisas, generando más presión en el frente cambiario.

Patentamientos, impuestos distorsivos

Con esto en mente, el Gobierno está trabajando junto con los actores relevantes del sector automotor en medidas que favorezcan la fabricación de autos en Argentina. Esto se lograría a través de la sustitución de importaciones de autopartes; es decir, se busca una mayor nacionalización de la producción, una nueva ley para la industria, la corrección de impuestos distorsivos y más acuerdos comerciales con el fin de lograr un aumento de las exportaciones, a la vez que una mayor diversificación de la demanda externa.

La relevancia del sector no es menor, ya que es el tercer complejo exportador más importante de nuestro país: a datos del 2019, ocupaba el 10,9% del total, detrás del sector oleaginoso (29%) y del cerealero (15,5%). Además, el complejo productivo automotor-autopartista forma una de las más significativas cadenas globales de valor, lo que obliga a analizar esta actividad en un marco de integración mundial y regional.

Estudiando el sector, se observa que en los últimos años hubo un empeoramiento de los indicadores relevantes. Desde un mínimo en la post convertibilidad y crisis del 2002 (una producción 159.000 unidades para ese año), la producción del sector creció continuamente hasta 2008, año de la crisis financiera internacional. Luego de ese estancamiento, en 2011 se llegó a la producción récord de 829.000 vehículos. Sin embargo, a partir de ahí, la producción se contrajo sistemáticamente, hasta alcanzar 314.000 automotores en 2019, un 62% menos que el récord.

Fuente BAENEGOCIOS