Da Vinci, Quinientos años y brilla

El Dr. Juan Carlos Pacífico es Encargado Titular del Registro Pergamino N° 2. Desde hace 10 años participa en nuestra revista con escritos de ficción, ensayos políticos y sociológicos. En este caso, una semblanza de Leonardo Da Vinci, con motivo del 500° Aniversario de su fallecimiento; que se cumplirá el próximo 2 de Mayo.

«Hay personajes de la historia que exceden el promedio, que son inclasificables y que a través del tiempo su fama se expande fuertemente:  uno de ellos es, indudablemente, Leonardo da Vinci (Vinci, 15 de abril de 1452​-Amboise, 2 de mayo de 1519). Fue un polímata del Renacimiento italiano, que hizo de su vida una obra de arte y trabajó incansablemente para crear objetos y pensamientos que asombran aún hoy a pesar de que  pasaron quinientos años, sí, quinientos años desde su muerte y todavía seguimos admirándolo y venerándolo sin hesitación».

«Polímata  que significa, conforme a la Real Academia, que estamos en presencia de una persona con grandes conocimientos en diversas materias científicas o humanísticas».

«La última cena» (Leonardo da Vinci, 1495-1498), considerada una de la mejores obras pictóricas de la humanidad

«Fue un hombre genial que recibió el don de la sabiduría en todos los campos: pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista».

«La lectura de su biografía invita a pensar en un ser extraordinario que aprovechó ese don y esparció su conocimiento en la sociedad que lo vio nacer y me pregunto: ese don, esa inteligencia monumental ¿vino con él o la fue desarrollando durante su vida con esfuerzo y dedicación plena?»

«Muchos son los filósofos que pueden contestar esta pregunta abrevando en la gnoseología que es la rama de la filosofía que estudia los principios, fundamentos, extensión y métodos del conocimiento humano».

«Pero recurro a la voz de Platón porque me atrapan sus ideas en relación con el conocimiento y la forma en que el  mismo se adentra en nosotros; dice que nuestra alma previamente a integrar la materia estuvo en contacto directo con el mundo de la ideas y por tanto al insertarse en el cuerpo el conocimiento deviene en descubrimiento en revelación interior estimulada con la percepción del mundo exterior».

«¿En qué mundo de las ideas ha estado el alma de Da Vinci, en qué terreno minado de esencias y arquetipos vagó esa alma que al encarnarse obró de manera inigualable?»

«»Sus logros fueron obra de su impulso creador de su férrea voluntad por saber, explorar, intentar, descubrir, inventar, pintar y leer, tuvo la virtud de tener una voluntad de igual talante que su inteligencia creando un circulo virtuoso difícil de imitar; cuando la inteligencia se enanca en una voluntad profunda los logros no tardan en llegar».

«Modificó todas las ciencias en las que actuó y entregó todo de sí, Italia fue distinta con él y el Renacimiento no se podría explicar con su ausencia: Da Vinci es Italia e Italia es Da Vinci, no se conciben el uno sin el otro».

«La marca Italia, el diseño el gusto exquisito de sus pinturas, esculturas su arquitectura pródiga y su fuente inagotable de creación le debe muchísimo a Da Vinci; es inimaginable que un genio como él hubiera nacido en otra cultura porque cada uno es expresión del lugar donde nace, se forma y produce».

«Abrazó el arte que es trascendencia y que rompe con el tiempo tornándolo infinito, sólo los Dioses y el arte permanecen incólumes a la decrepitud del crono, sólo ellos». 

«Él lo logró».

Dr. Juan Carlos Pacífico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *