Firma Digital: Su aplicación en trámites administrativos

El Dr. Eduardo Mascheroni es docente en cursos de capacitación de Mandatarios del Automotor en todo el país. Hoy en nuestra Web, un análisis de la Firma Digital, de implementación paulatina en los Registros Seccionales del país.

Por el  Decreto 182/2019 se derogan los decretos reglamentarios vigentes hasta entonces de la Ley N° 25.506 de Firma Digital, ello encuadrado en el Plan de Modernización del  Estado, con el objetivo de la administración pública nacional de “despapelizarse”.

Acotaremos que  la expresión escrita puede hacerse constar en cualquier soporte (incluyendo los documentos digitales) y que  el soporte digital ha desplazado en buena medida al soporte papel, pero la  firma digital no está difundida en la práctica.

Por ello, el decreto dictado parece tener el objetivo de adaptar las normas a los avances tecnológicos y crear un clima de confianza en el entorno digital para incrementar la economía digital, la prestación de servicios en línea públicos y privados y el comercio electrónico, dado que pese a que la ley de firma digital data del año 2001, son realmente pocos los privados que tienen y usan un certificado digital, quizás por su falta de practicidad como dijimos, o porque para poder avanzar en el plano digital y migrar la firma de documentos y contratos del método presencial tradicional al digital se requiere, una plataforma de firma digital confiable.

Todo enmarcado,  como  señalamos en notas anteriores , en el Código Civil  y Comercial, artículo 288 que señala “en los instrumentos generados por medios electrónicos, el requisito de la firma de una persona queda satisfecho si se utiliza una firma digital, que asegure indubitablemente la autoría e integridad del instrumento”, en consonancia con la ley de Firma Digital , al expresar que cuando un documento es firmado digitalmente se presume la autoría, la integridad del documento y que el documento proviene de la persona titular del certificado electrónico de firma.

Y no debe confundirse la  firma digital con la firma electrónica,  para poder firmar digitalmente hay que obtener un certificado de un certificador licenciado por el Estado, que verifica la identidad de una persona (es necesario presentarse físicamente ante el certificador y demostrar la identidad a través de datos biométricos) y emite un certificado digital que habilita a su titular a firmar digitalmente mientras el certificado se encuentre vigente. Una vez que la firma digital se plasma en un documento de soporte digital, la integridad del documento no puede ser alterada sin que la alteración posterior a la firma sea advertida.

La firma electrónica en cambio se caracteriza por carecer de alguno de los requisitos legales para ser considerada firma digital. Este defecto altera la carga de la prueba de su veracidad: corresponde a quien la invoca acreditar su validez.

Así tenemos que el Decreto Nº 182/19, en su anexo,  destaca:

1.- El artículo 2° establece que “La firma digital de un documento electrónico satisface el requisito de certificación de firma para la firma ológrafa”. Estas dos cualidades sumadas a las presunciones de autoría, integridad y procedencia refuerzan la teoría de quienes argumentan la firma digital tiene mayor valor que la firma ológrafa, ya que un documento digital firmado digitalmente tiene la fuerza probatoria de un documento público y ahora además puede tener la validez de un documento entre privados con firma certificada.

En  el artículo 3°,  se estipula que cuando una norma requiera la formalidad de escritura pública para otorgar poderes generales o particulares, para todo tipo de gestiones ante la Administración Pública Nacional, como por ejemplo diligenciar actuaciones, interponer recursos administrativos, realizar trámites, formular peticiones o solicitar inscripciones, dicho requisito se considerará satisfecho mediante el apoderamiento realizado por el interesado en la plataforma de Trámites a Distancia ( “TAD”) del sistema de Gestión Documental Electrónica, salvo que exista una disposición en contrario.

2.- El artículo 4° reconoce tres tipos de firmas digitales para los documentos electrónicos que se incorporen a través de la plataforma TAD, las cuales son: a) Firma digital remota, consistente en un sistema de validación e identificación a través de un dispositivo remoto como podría ser un teléfono inteligente ; b) Firma digital con dispositivo criptográfico externo cuya diferencia se encuentra en el hecho de requerir un Token  para validar e identificar al firmante; c) Firma digital con certificado del sistema, donde el modo de validar e identificar al firmante digital, se realiza a través de un software.

Por ejemplo, en la Sociedad Anónimas Simplificada, sus administradores, podrán firmar las actas y otra documentación relevante a través de la plataforma TAD con la firma digital remota.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es panorama-registral-sas.png

3.- Para habilitar la firma digital, se debe solicitar un turno a través de este sitio web, donde se debe seleccionar una fecha para concurrir a una cita, en alguna de las dos sedes donde  se está gestionando el certificado digital, Av. Roque Saenz Peña 637, C.A.B.A. y Perú 143, piso 6, C.AB.A. A dicha cita se deberá concurrir con el DNI y un teléfono inteligente con una aplicación para generar el OTP (One Time Password) y se llevará a cabo la corroboración de los datos biométricos del solicitante. En caso de que no haya inconvenientes en la validación de la identidad, se expedirá el certificado digital que habilitará al solicitante a firmar digitalmente documentos electrónicos.

Esto amén del trámite que se está implementando desde abril pasado en algunos Registros Seccionales de la Propiedad Automotor (Disposición D.N. Nº 15/19) para inscribir a las personas físicas que deseen registrar su firma digital.

4.- La firma digital suplirá el requisito de certificación de firma para las firmas ológrafas y los documentos, registros o datos electrónicos, deberán ser almacenados por los intervinientes o por prestadores de servicios de confianza, durante los plazos establecidos en las normas específicas. Aquí, se  incorpora  la figura de los prestadores de servicios de confianza.

5) En cuanto a los componentes de la infraestructura de la firma digital,  encontramos:  a) la autoridad certificante raíz de la República Argentina; b) el Ente Licenciante; c) los certificadores licenciados; d) las autoridades de sello de tiempo; e) los suscriptores de los certificados; f) los terceros usuarios; g) los certificadores reconocidos por la Autoridad de Aplicación; h) el Organismo Auditante; i) los prestadores de servicios de confianza.

6) En el artículo 8, el deber de confidencialidad rige para todas las personas que compongan la infraestructura de firma digital, previamente esta exigencia sólo le cabía a las entidades auditantes.

7) La mayor jerarquía de la Infraestructura de Firma Digital es la Autoridad Certificante Raíz,  bajo la órbita de la Secretaría de Modernización Administrativa de la  Nación, su tarea es emitir los certificados digitales a los certificadores licenciados, una vez aprobado su licenciamiento.

8) Estos certificadores licenciados tendrán la responsabilidad de emitir los certificados digitales, que serán aquellos que permitirán a los usuarios insertar la firma digital al validar la identidad del firmante. A este respecto, se aclara que dichos certificados digitales son de carácter personal del tercero usuario e interoperables en los distintos sistemas.

9)  El Sistema de Auditoría corresponde a la Sindicatura General de la Nación y  tiene la facultad de realizar auditorías de inicio, renovación, periódicas anuales y extraordinarias. Las primeras dos serán requisitos para el otorgamiento de la licencia de certificadores, mientras que las dos últimas se realizarán a solicitud del Ente Licenciante  quien, a su vez determinará la periodicidad de las auditorías.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es panorama-registral-sigen.png

10)  La nueva normativa deroga  la posibilidad de ser auditores a universidades y organismos científicos,  colegios y consejos profesionales, se alega para evitar la cuestión del conflicto de intereses.

11) Relacionado con lo dicho en el párrafo precedente, el articulo 14 introduce como requisito para la renovación de las licencias de certificador (que continúan teniendo un plazo de duración de cinco años) la exigencia de una auditoría previa que acredite el cumplimiento de la normativa vigente y de las condiciones técnicas y de procedimientos comprometidas al momento del licenciamiento.

12)  En el Ente Licenciante, la Secretaría de Gobierno tendrá un rol sancionatorio y la Secretaría de Modernización, se encontrará abocada a determinar los estándares tecnológicos y de seguridad aplicables, ya que la primera, se encargará, de revocar licencias por incumplimiento, disponer instrucción sumaria, aplicar sanciones e inhabilitar de forma temporal o permanente a todo certificador licenciado que no respete los requerimientos legales.

13) El artículo 16 faculta al Ente Licenciante a establecer los procedimientos y demás condiciones para el reconocimiento de certificados emitidos por certificadores de otros países, lo que abre la puerta hacia la internacionalidad de la firma digital.

14) El artículo 18 , señala que cualquier responsabilidad que pueda emanar de un certificador licenciado, público o privado, no comprometerá al Estado. Esta limitación de responsabilidad lo es en cuanto Ente Licenciante, entendiéndose contrario sensu que sí le podrá caber responsabilidad pecuniaria por certificador licenciado público.

15)  Asimismo, y relacionado con esta calidad de licenciante del Ente, se establece en el artículo 21 que los certificadores licenciados debe estar domiciliados en el país y  verificar los datos de identidad de quienes soliciten la firma  digital de  manera presencial, mediante  datos biométricos.

16 ) Sobre las Autoridades de Registro, su función consiste en validar los datos de identidad y otros datos de los suscriptores de certificados y de registro de las presentaciones y trámites, siempre y cuando dicha tarea les sea delegada por un certificador licenciado y con relación a dicha función, la nueva reglamentación no deja duda al exigir la presencia física del solicitante ante la Autoridad de Registro (o Certificador Licenciado, en caso de no haber delegado dicha tarea) para la emisión del certificado digital.

También, se delinea un mínimo de roles que deben ser suplidos por personal idóneo dentro de cada Autoridad de Registro, a saber  Responsable de la Autoridad de Registro quien será el encargado de ser el nexo formal de comunicación entre el Responsable de la Autoridad Certificante y la Autoridad de Registro;  y  Oficial de Registro cuya responsabilidad consistirá en ejecutar la operatoria principal de la Autoridad de Registro; así como el  Responsable de Soporte Técnico que tendrá la responsabilidad de brindar soporte técnico y capacitación.

Y se les impone a las Autoridades de Registro un deber de cooperación entre aquellas que se encuentren vinculadas a un mismo Certificador Licenciado.

El artículo 31 admite la operatoria de las Autoridades de Registro tanto en modalidad fija, como móvil, debiendo constituir un domicilio y tantas sedes como sean necesarias.

17) Los Servicios de Confianza, nueva figura dentro de la Infraestructura de Firma Digital, son aquellos terceros, ya sean personas humanas, jurídicas, consorcios, entes públicos, entes públicos no estatales, que tengan a su cargo una tarea que se denomina “Servicios de Confianza”. Los mismos podrán consistir en servicio electrónico de conservación de archivos digitales, custodia de declaraciones de voluntad realizadas en formato electrónico, notificación fehaciente de documentos electrónicos, entre otros.

18) Podemos colegir entonces, y en cuanto a la aplicación práctica de la firma digital, que estamos en presencia, luego del dictado de la ley de firma digital en el año 2001, su reforma del 2017, y los sucesivos  reglamentos, desde el 2016, de normas concretas para instrumentarla y  utilizarla en forma real y efectiva en trámites administrativos, con su posible aplicación a futuro mediato en trámites contractuales (como acontece con la prenda digital, ya comentada por nuestra parte en Panorama) pero no suponen, por ahora , la inserción en trámites registrales del automotor, por los usuarios, aunque los seccionales en su relación con la Dirección Nacional, podrán hacer uso, en documentos administrativos, de la misma.

19) Sería conveniente, sí, rescatar el glosario de términos usuales en estas gestiones digitales para acostumbrar al ciudadano, a comprenderlos y visibilizarlos (se los aprecia en la reglamentación que es suplida por la actual, es decir el Anexo I del Decreto N° 2628/2002).

20) El objetivo es el desarrollo de la plataforma TAD y de la desburocratización del Estado, ya existen un gran número de trámites administrativos que se pueden gestionar a través de la  mencionada plataforma que son enteramente digitales, con reducción en los costos y tiempos de los trámites que deben llevar a cabo los ciudadanos y los profesionales, ante la Administración Pública Nacional, sin olvidar en términos medioambientales, ahorrarse un dispendio  de papel y de espacio para el archivo de los mismos.

Es de mención que varias jurisdicciones provinciales han adherido a la firma digital, como  las provincias de Buenos Aires, Corrientes, Córdoba o Santa Cruz.

Por último, no podemos dejar de mencionar que en la actualidad los certificadores son pocos.

Dr. Eduardo Mascheroni

Baja con Recupero de Piezas

El Dr. Eduardo Mascheroni es el más prolífico autor de Panorama Registral. Todos los meses ofrece un nuevo artículo de análisis técnico para la Comunidad. En este caso, referido a la última modificación al trámite de Baja con Recuperación de Piezas, que se suma a su biblioteca de 48 artículos publicados en los últimos 5 años.

Las Disposiciones D.N. N°s 9/1959/19, introducen modificaciones a la Baja con Recuperación de Piezas, (DNTR, Título II, Capítulo III, Sección 5°), más  aclaratorias en las Circulares D.N. Nº 4/19 y D.T.R. y R. N° 4/19. Este trámite puede ser peticionado el titular registral o el adquirente en simultáneo con una transferencia, sin generar cambio de radicación, donde se peticiona la baja por siniestro total del rodado con recupero de piezas en una Solicitud Tipo 04D,  acompañada de Título, Cédula, Chapas patente, Libre multa de Infracciones de tránsito, Libre Deuda de patente automotor, asentimiento conyugal de corresponder,  consentimiento en su caso de acreedor prendario o del juez que ordenó un embargo sobre el bien o la inhibición o medida de innovar, que afecta al titular o al bien, cinco fotografías del vehículo siniestrado, intervención previa de un desarmadero habilitado por la DN, para indicar si es posible recuperar piezas y cúales.

La modificación, se destaca:

1°.-  Los elementos identificatorios de las piezas recuperables que consten en el Certificado de Baja y Desarme expedido, deberán ser retenidos en el Legajo B , para ser entregados al responsable del desarmadero interviniente en la baja (o a quien éste autorice) que deberá presentarse a retirarlos munido del Certificado, o un mandatario matriculado, quedando constancia en la Hoja de Registro  de su entrega.

2°.-  Dentro de los 30 días contados desde el retiro de los elementos identificatorios, el desarmadero deberá remitir al Seccional interviniente, la planilla de consumo de esos elementos. Vencido ese plazo sin presentarla, caducará la vigencia de los elementos de seguridad asignados, lo que importa la inhabilitación para comercializar las piezas recuperadas.

3. La planilla podrá ser presentada directamente ante el Seccional donde se hubiere inscripto el trámite o podrá ser remitida a través un correo electrónico, escaneada en formato PDF, siendo responsable el desarmadero, civil y penalmente de la veracidad de la documentación remitida. Deberá ser enviado desde la casilla de correo del desarmadero interviniente validada por el RUDAC de la Dirección Nacional a la casilla del Seccional de radicación del legajo.

4. Las planillas originales se archivan por el plazo de DIEZ (10) años en un bibliorato especial destinado a ese efecto, cuya guarda corresponde al desarmadero.

Recibida la planilla dentro del plazo establecido en alguna de las formas indicadas, dentro de las 24 horas posteriores a la recepción el  Seccional procederá a habilitar las piezas en el sistema informático, siguiendo las instrucciones del mismo y agregará el original o copias escaneadas al legajo B.

5. Con ello el procedimiento concluye con la presentación ante el Seccional, por parte del Desarmadero  interviniente, de la planilla que da cuenta de la correcta individualización de las piezas comercializables, aunque la baja se inscribe una vez procesado el trámite y emitido el certificado de desarme.

6. Y en el artículo 20 se indica: “Esta planilla deberá ser remitida al Registro Seccional de la Propiedad del Automotor donde se hubiere inscripto el trámite dentro del plazo de CIENTO CINCUENTA (150) días corridos contados desde su toma de razón. Vencido ese plazo sin que el Desarmadero hubiere presentado la planilla correspondiente, caducará la vigencia de los elementos de seguridad asignados, lo que importará la inhabilitación para comercializar las piezas recuperadas. Esa circunstancia se hará constar en el  sistema informático”.

7 .- Previamente, las Disposiciones D.N. Nº 477/16 y 377/17 , indicaban, un plazo aún  más corto -DIEZ (10) días- para la presentación de la planilla, pero su incumplimiento no implicaba la inhabilitación de las  piezas.

La Disposición D.N. Nº 9-19

8.- Así las cosas, la Dirección Nacional funda la Disposición D.N. Nº 09/19, en  razones de operatoria comercial que tornaban aconsejable ampliar el plazo vigente, toda vez que en ocasiones las largas distancias que median entre la sede del Seccional de radicación del vehículo  dado de baja y el Desarmadero interviniente tornaban gravoso el cumplimiento en tiempo y forma de esa  obligación.

En ese mismo orden de ideas, se dispuso asimismo la remisión electrónica de esa planilla, del Desarmadero al Seccional y la Dirección Nacional, circunstancia que acredita la correcta individualización de las piezas recuperadas a través del mecanismo del estampado efectivo del cuerpo principal del elemento en aquéllas.

Y, se continúa con la imposición al Desarmadero interviniente, de la obligación de guarda de las planillas originales por 10 años.

9.-  La norma se modifica, a tenor de lo argumentado , dado que no obstante lo oportunamente dispuesto, en materia de plazos, siguen existiendo desaveniencias en el proceso de entrega de los elementos identificatorios de las piezas recuperables al Desarmadero interviniente.

Por ello, en ocasiones el lapso de tiempo entre la emisión del elemento identificatorio y su efectivo estampado puede superar los plazos fijados,   situación que redunda en desmedro de la trazabilidad de las piezas recuperadas para abastecer la  demanda de repuestos usados.

Entonces, la Dirección Nacional reforma  la norma que nos ocupa, de manera tal que el plazo para estampar los elementos identificatorios se compute a partir del día en que éstos son retirados de la sede de un Seccional por el Desarmadero interviniente y fija el plazo establecido para la entrega de la planilla correspondiente.

Consecuentemente, en la baja con recupero de piezas, recibido el certificado de desarme, se inscribe la baja en el Registro Seccional y se emiten los elementos identificatorios de las piezas a recuperar, los que el representante del desarmadero, o el mandatario, retira del Registro y dentro de los 30 días siguientes, debe identificarlos y comunicar por via informática al Registro, la identificación.

10.- Y  se dictó una Cláusula transitoria, a partir de la entrada en vigencia de la modificación, para que aquellos trámites de baja con recuperación de piezas en los que hubiera operado la caducidad de los elementos por haberse vencido el plazo vigente anterior (150 días) sin que el Desarmadero inscripto hubiere presentado la planilla correspondiente,  gozarán de un plazo excepcional de 90 días hábiles para proceder a su finalización, informando el desarmadero esta reválida  mediante un correo electrónico en el que indique: número de elemento identificatorio caduco, pieza en la que se encuentra adherido, y las razones por las cuales no se finalizó el trámite en tiempo y forma.

O sea, los Desarmaderos deben canalizar esas peticiones directamente ante los Seccionales competentes, remitiendo a ellos la planilla, las que una vez recibidas, los Registros podrán finalizar los trámites inconclusos, en tanto se encuentren satisfechos los recaudos del trámite.

La falta de comunicación a la Dirección Nacional impide la finalización de los trámites, sin perjuicio de las sanciones disciplinarias que pudieran caberle al Desarmadero por ese incumplimiento y el Seccional puede solicitar la colaboración de la Dirección Nacional al objeto de concluir eficazmente el trámite.

11.- Por ello, el artículo 17º –Sección 5ª, Capítulo III,  Título II del DNTR,  enuncia que en el rubro “Observaciones”, el Desarmadero deberá indicar si desea retirar los elementos identificatorios por su propia cuenta o si por el contrario deben ser entregados a quien retira el trámite junto con el Certificado de Baja y Desarme.

12. Por su parte, el artícul 18, indica que, si el desarmadero interviniente hubiere optado por retirar los elementos identificatorios por su cuenta, se entregarán por el Seccional al representante legal, apoderado o mandatario matriculado, que deberá presentarse a retirarlos munido del Certificado de Baja y Desarme.

13.- Si la entrega se hace al peticionario, junto con el triplicado de la Solicitud Tipo “04-D” en el que se dejará constancia del  número de control del Certificado expedido,  se expiden Placas provisorias para automotores dados de baja para circular hasta el desarmadero responsable (Título II Capítulo XVI, Sección 8ª)  y entrega de los efectos restantes de los elementos identificatorios de las piezas recuperables. 14.- El  artículo 20 indica que cuando el Desarmadero responsable hubiera optado por retirar los elementos identificatorios por  su propia cuenta, la entrega del Certificado de Baja y Desarme lo habilitará a concurrir al Seccional interviniente a retirar los elementos identificatorios para proceder al desarme del automotor  y recuperar piezas.

15.-  A esos efectos, la persona inscripta en el Registro de Desarmaderos (RUDAC) de la Dirección Nacional, su representante legal, apoderado o mandatario matriculado deberá presentarse en la sede registral munido del Certificado de Baja, en original y copia y el Seccional archivará la copia en legajo B y devolverá el original al presentante, copia en la cual se dejará constancia de la efectiva  entrega de los elementos identificatorios, con la firma de la persona que los retira y esta fecha deberá asentarse en el Sistema informático.

16.- A los fines de la identificación de las piezas indicadas como recuperables, los elementos identificatorios deberán ser estampados por el desarmadero dentro de los 30 días siguientes al  retiro de los mismos y completar la planilla cuyo modelo se encuentra disponible en la  web de la Dirección Nacional y en ella, estampar, el efecto restante de la parte derecha de los elementos identificatorios de las piezas a identificar.

17.- La  planilla deberá ser remitida al Seccional donde se hubiere inscripto el  trámite dentro de los 30 días indicados y vencido ese plazo sin que el Desarmadero  la hubiere  presentado, caducará la vigencia de los elementos de seguridad asignados, lo que importará la inhabilitación para comercializar las piezas recuperadas y esa circunstancia se hará constar en el   sistema informático.

18.- Y como ya se expuso,  el artículo 20 bis, expresa que cuando el desarmadero responsable hubiera optado por que los elementos identificatorios se entreguen a quien retira el trámite de baja junto con el Certificado de Baja y Desarme, la entrega del mismo al Desarmadero lo habilitará a proceder al desarme del automotor con recuperación de las piezas que se indican recuperables, identificando las piezas, con los elementos dados por el Seccional, dentro de los 30 días siguientes de inscripta la baja y simultáneamente cargar la planilla en la web de la Dirección, la que se remite al Seccional que inscribió la baja dentro del plazo de 150 días corridos contados desde su toma de razón, vencido el cual, sino se presentara, caducará la  vigencia de los elementos de seguridad asignados, inhabilitados para comercializar  lo que importará la inhabilitación para comercializar las piezas recuperadas.

Dr. Eduardo Mascheroni Torrilla

La Cesión de Factura en el trámite de Inscripción Inicial

Todos sus artículos desde 2014

Al hacernos llegar el artículo que hoy publicamos, el Dr. Eduardo Mascheroni nos adelantó por mail que «se trata sobre un tema muy en boga porque mucha gente compra su 0 Km y luego no puede retirarlos, entonces lo venden sin sacarlo de la concesionaria».

La problemática que introduce de esta forma es la Cesión de Factura de los automotores 0km, que reproducimos a continuación:

«En el año 2015, a poco de haberse conocido la implementación desde el 1° de agosto del Código Civil y Comercial, publicamos una nota sobre la Cesión de Factura en el nuevo Código Civil y Comercial, en particular analizando el artículo 1618 del CC y C (Ver al Pie)«.

«Habiendo transcurrido ya casi cuatro años de aquella, resulta de interés conocer que aplicación efectiva ha tenido dicha norma y su incidencia en los trámites de inscripción inicial de automotores».

«Recordemos que previo al dictado de la misma, la cesión de factura de compra de un vehículo nuevo, se realiza en el dorso de la factura o documento anexo, con los datos de la cesión, onerosa o gratuita, y las firmas de cedente y cesionario, certificadas antes escribano, pero el artículo 1618 citado, permite la libertad de formas, y con ello, no requiere de la certificación de firmas».

«En tal sentido, reseñaremos aquel artículo, apreciaremos las más significativas del más de un centenar de consultas de lectores de Panorama en la materia, y la visión doctrinaria de especialistas en registración de automotores, de reciente data.

1. Una modalidad no prevista en las normas registrales del automotor, pero aceptada por los usos y costumbres, es la cesión de factura de compra, en la adquisición de un automotor nuevo, antes de proceder a su Inscripción Inicial.

Este procedimiento, una creación costumbrista del sistema registral del automotor, importa que el adquirente de un rodado nuevo (el 0km), bien puede antes de presentar la petición de inscripción inicial, ceder los derechos y acciones (se entiende posesorios, y de toda naturaleza) que tiene sobre el automotor comprado, 

o mejor dicho sobre la factura de compra, a una tercera persona física o jurídica, sucesión indivisa, sociedad de hecho o fideicomiso (o sea cualesquiera que pueda adquirir el dominio de un automotor), consignando al dorso o reverso de la factura, una nota pura y simple, donde cede los derechos y acciones, y firmando la misma, como cedente, junto con el nuevo adquirente que adquiere la calidad de cesionario.

Usanza, impuesta en el tráfico negocial de automotores, a contrapelo de exigencias normativas sobre cesión de derechos del código de Vélez Sarsfield (artículos N°s 1434, , 1454, 1455, donde se se menciona a la factura como título al portador transmisible por tradición y conforme a la redacción de esta norma por escritura pública) y donde, muchos registros, interpretan que deben instrumentarla por escrito y con certificación de la firma de cedente y cesionario en el cuerpo reverso de la factura citada, formalizada ante escribano público.

3.- en el Código Civil y Comercial, implementado desde agosto de 2015, se dispone que la cesión de factura, puede realizarse en forma pura y simple en una inscripción especial sin necesidad de escritura pública ni certificación de firmas, por no estar entre los actos comprendidos bajo esa forma ritual en el artículo N° 1618.

En forma consecuente, al no enunciar expresamente la cesión de factura de venta de un automotor nuevo, no es necesaria la escritura pública para ella sino su simple endoso o entrega manual, y también en esa línea interpretativa, y por la naturaleza jurídica del automotor y las transacciones sobre el mismo, es prudente que ésta se realice en una suerte de “endoso”, obviamente por escrito, esto es, con una leyenda de cesión en el dorso de la factura, en todos los ejemplares de la misma, o al menos en el original en poder del adquirente.

Desde ya, dicho instrumento debe presentarse junto con la documentación de la inscripción inicial y redactar la Solicitud Tipo 01, designando como adquirente al cesionario de la factura referida.

También se aplica el artículo 1636, en cuanto a que se cede la posición del contratante habiendo una prestación pendiente, es decir, el cedente comprador, cede su posición como adquirente ya que se formalizó la compra, pero aún no está inscripta en el Registro Seccional, con lo cual no existe por el carácter constitutivo de la registración del derecho de dominio del automotor (artículos N°s. 1, 10 del RJA) , dicho derecho en cabeza del cedente, quien cede precisamente los derechos y acciones y su posición contractual al cesionario, que toma el derecho a inscribir, por la cesión de factura. La prestación pendiente, es la inscripción registral.

4.- La nota aludida, generó desde su publicación hasta la actualidad, numerosas consultas (ver pie de la misma) de las que destacamos: 157 comentarios:

a) Si ya se completó la Solicitud Tipo 01, debe solicitarse una nuevo a la DNRPA.

b) Es factible hacer varias cesiones sucesivas.

c) La factura a ceder debe ser el ejemplar original.

d) Si la cesión es fruto de una subasta judicial, es factible sin certificación, conforme al artículo 1636 del CC y C.

e) Esta facultad no puede ser limitada por instrumentos privados, y se aplica en la cesión de factura de compra de rodados 0km.

f) Si la Solicitud Tipo 01 no fue completada, no es factible cederla con la factura de compra, en tal caso, debe indicarse a la DNRPA que se posee la misma, para que dicho organismo la anule y genere otra ST01 específica para el cesionario.

g) Las cesiones comprenden a automotores, motovehículos y maquinarias.

h) Si la cesión es onerosa, debe abonarse el impuesto provincial de sellos.

i) Las normas de control de la UIF no son aplicables a la cesión de factura de compra.

j) Las cesiones pueden realizarse desde condominios y a favor de condominios, con una sola factura o una por cada condómino.

k) Las cesiones no pueden realizarse entre cónyuges, excepto que haya convenciones matrimoniales inscripta en el registro civil, de separación de bienes, y que incluyan al automotor cedido.

l) Cesión de factura de compra y de derechos son sinónimos.

ll) Si el cedente está inhibido o el cesionario, no hay inconvenientes para realizar la cesión, en el primer caso, el bien no está registrado en el patrimonio del cedente (Circular D.N. Nº 1/09)

m) Si el Registro requiere certificar firmas, la misma se realiza por Escribano, no por comerciante habitualista o el Encargado de Registro.

n) Es factible ceder a personas jurídicas, fideicomisos, sucesiones indivisas y sociedades no regularmente constituidas.

o) En el caso de vehículos adjudicados por plan de ahorro, prevalece este contrato, por ende sino permite la cesión, esta no es posible.

p) No es necesario el asentimiento conyugal en la cesión.

q) La cesión gratuita de derechos se asimila a una donación, por ende conforme al artículo 1552 del CC y C, debe formalizarse como donación y por escritura.

r) Ante dudas, el órgano de consulta es la Dirección Nacional en: asesoramiento@dnrpa.gov.ar.

s) El impuesto a la patente se debe abonar desde la fecha de factura, igualmente que el impuesto de sellos.

t) La cesión de una persona jurídica a su representante legal o apoderado, está inserta en el contrato con uno mismo, hoy prohibido por el CC y C (artículo 368)

u) Las personas privadas de libertad, no pueden ceder sin autorización judicial previa.

v) Para tener certeza que el rodado no esté ya inscripto (particularmente motos) es conveniente consultar en la web de la DNRPA, mediante el n° de cuadro, bajo Este Link.

5) en ocasión de la convención anual 2018 de AAERPA y en base a nuestro artículo del año 2015 citado, el Dr. Francisco Prado, titular del Registro 8 de la ciudad de Tucumán, sostuvo una postura similar, en cuanto a la procedencia de la cesión simple y la necesidad de contar con normativa expresa reglamentaria del art. 1618 del CC y C, por parte de la DNRPA.

Al respecto, y abundando en ello señalamos que:

a) Reiteramos que la cesión de una factura de compraventa de un vehículo 0 km no se encuentra regulada en el Digesto de Normas Técnico-Registrales, pero, los usos y costumbres comerciales fueron admitiendo esta praxis, por ende es necesario encontrar una solución normativa adecuada y unánime en los distintos Registros Seccionales de la Propiedad del Automotor, ya sea con un dictamen de la Dirección Nacional que convalide el carácter operativo del art. 1618 del CC y C o bien, con una modificación al Digesto que la comprenda.

b) Si es conveniente analizar, en el caso de cesiones gratuitas, si son asimiladas o no la donación, en tal sentido, Prado destaca que “ el registrador no debe calificar estos acuerdos como una transmisión de la propiedad del vehículo ni exigir la forma solemne de la escritura pública, ya que no se trata de una donación. Por el contrario, este tipo de negocio jurídicos debería ser subsumido en el marco jurídico previsto para la cesión de la posición contractual, por lo que sería exigible cumplir la forma escrita y la conformidad del cedido para que sea plenamente eficaz y oponible a terceros.”

c) Sin dudas, que el carácter constitutivo de la inscripción del dominio del automotor, incide en el caso que exponemos, toda vez que la adquisición del dominio no se produce hasta su inscripción, de allí que la cesión de factura es un acto previo, no alcanzado por rigor formal del régimen jurídico del automotor conforme a sus artículos 1° a 6°, y 10! y su reconocimiento en el artículo 1895° del CC y C que lo hace aplicable, en este sentido, y no habiendo propiedad sino solo derechos posesorios, se ceden en el marco de las normas previstas en el CC y C, en particular, el artículo 1618.

d) Ahora bien, como lo expusimos en nuestra nota anterior, del año 2015 y lo reiteramos ahora, ante la ausencia de una regulación específica en el R.J.A, la cesión de la factura de compra de un vehículo 0 Km debe ser encuadrada en el marco de las previsiones del Código Civil y Comercial, artículos 1618, 1620, 1636, 1640, y el efecto jurídico de la cesión de es que el cesionario ocupe el lugar del cedent

e en el contrato primigenio, o sea la factura de compra, donde se transmiten los derechos y obligaciones que nacen del acuerdo, y que pertenecen a las partes en su calidad de tal.

e) En consecuencia, en los contratos con prestaciones pendientes cualquiera de las partes puede transmitir a un tercero su posición contractual, si las demás partes lo consienten antes, simultáneamente o después de la cesión, si la conformidad es previa a la cesión, ésta sólo tiene efectos una vez notificada a las otras partes, en la forma establecida para la notificación al deudor cedido.

En función de lo regulado en la norma mencionada, la cesión de la factura en el caso que nos ocupa, resulta procedente cuando se encuentran reunidos los siguientes requisitos: a) que exista un contrato con prestaciones pendientes; b) que al menos una de las partes quiera transmitir su calidad de tal a un tercero; y c) que las restantes partes consientan esa transmisión, antes, simultáneamente o después de celebrado el acto que da cuenta de ella.

Así, la cesión de la posición contractual se configura como un negocio jurídico bilateral, en cuya celebración intervienen dos partes, el cedente, que transmite su posición en la relación contractual objeto de la cesión, en nuestro caso, el adquirente mencionado en la factura de compraventa de un vehículo 0 Km y el cesionario, que ingresa en el contrato objeto de la cesión y resulta el peticionario de la inscripción inicial que pretende inscribir el vehículo 0Km en el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor.

Y qué ocurre con la empresa terminal, fabricante o concesionario que comercializó un vehículo 0 km, aquí Prado sostiene que conforme a los arts. 1620 y 1636 del CC y C, debe darse intervención al mismo y requerir su conformidad, sin embargo, consideramos que ello no es necesario, ya que la traslación de su derecho, al vender el rodado al cedente, no hace necesaria su participación en la cesión, que el adquirente-cedente haga a un tercero el cesionario, más no existiendo un derecho de dominio inscripto. En este negocio previo el registrador no interviene, y ello surge claramente de las prescripciones del DNTR, en su Título II, Capítulo I, Sección 1a y 3a que no lo contemplan y la Circular D.N. Nº 1/09, que cuando destaca que no interesa que el fabricante, importador o concesionario estén inhibidos para la inscripción inicial, reconoce que no hay derecho de dominio por parte de aquel.

Y sin dudas, que en la cesión, no se cede el vehiculo sino el conjunto de derechos y obligaciones inherentes a su calidad de adquirente en el contrato de compraventa del cedente.

f) Y retornamos a lo que más interesa, en este caso, que es la forma de la cesión, reiteramos que a nuestro juicio y por el art. 1618 del CC y C, es pura y simple, y a cuatro años casi de la implementación de dicha norma, ésta resulta directamente operativa, por en el registrador solo constatará que se haya producido, en el reverso o anexo de la factura original, entre cedente y cesionario e inscribirá el dominio a favor del último cuya identificación, constará en la Solicitud Tipo 01 digital.

g) Esto sin perjuicio de considerar, que la DNRPA, debería incluir en el DNTR, dentro de las normas alusivas a la inscripción inicial, prescripciones que ratifiquen este criterio interpretativo.

O sea la entrega manual o por endoso, de la cesión de derechos, sin ninguna exigencia ritual.

Esto, como expusimos en la nota ya mencionada, comentando la norma del art. 1618 del C.C.y C.N., “al no enunciar expresamente la cesión de factura de venta de un automotor nuevo, debemos interpretar que no es necesaria la escritura pública para ella, sino su simple endoso o entrega manual” y en igual sentido, Javier Cornejo en «Cuestiones Registrales» (2017, páginas 105 y 106) afirma que “no es necesario ningún recaudo específico para el endoso de dicha factura, ni aún la certificación de firmas de las partes actuantes. Se arriba a esta conclusión, atento que, tratándose la cesión de un contrato entre vivos, y no un trámite en sí ante el Registro, no hay fundamento para exigir una certificación de firmas. Máxime cuando el propio Código Civil y Comercial de la Nación, que dispone los requisitos del contrato de cesión no prevé la necesidad de certificar las firmas de las partes intervinientes. Por lo tanto, sería suficiente la firma del cedente y cesionario, y la correcta individualización del objeto, para tener por formalizado el contrato”.

Por su parte, Prado en la ponencia referida supra, dice: “En este punto, mi tesis es que el contrato de cesión de la posición contractual emergente de una factura de compraventa de un vehículo 0km debe instrumentarse por escrito, por aplicación de la regla general prescripta en el art. 1618 del C.C.y C.N. Y, como todo contrato, se requiere el concurso de voluntades del cedente y cesionario, sin perjuicio de lo explicitado sobre la conformidad del cedido. Por lo tanto, en aras a la simplificación de este tipo de acuerdos y la dinámica que tiene la comercialización de vehículos en nuestro país, lo aconsejable es que la cesión de la posición contractual se instrumente por escrito mediante una nota pura y simple, firmada por el cedente, cesionario y cedido al dorso de la factura de venta, donde especifiquen con claridad el vehículo y los alcances de dicho acuerdo. Esta solución no sólo facilitaría la prueba de este tipo de vínculos, sino que posibilitaría la rápida inscripción inicial del vehículo, incorporándolo a su nuevo estatus jurídico de cosa mueble registrable con todas las implicancias que ello trae aparejado al ingresar al Registro Nacional de la Propiedad del Automotor.”

h) Retornado, sobre la cuestión del cedente (y en coincidencia con la ponencia del Dr. Prado), que tiene una inhibición general de bienes, la misma no impide la inscripción del automotor a nombre del cesionario-peticionario de la inscripción inicial, ya que se considera como primera transferencia, para todos los efectos registrales, la que se inscribe en forma inicial en el Registro y tiene como transmitente al fabricante, empresa terminal, comprador declarado en despacho (para los automotores importados) o sus concesionarios oficiales y el peticionario de la inscripción inicial. En consecuencia, por aplicación analógica de lo normado en la Circular D.N. N° 17/2009 de fecha 28/09/2009 -Ver Aquí-, así como son inoponibles a la inscripción inicial las anotaciones de carácter personal que pesan sobre empresas terminales, fabricantes autorizados, compradores declarados en despacho, o sus concesionarios oficiales, tampoco resultaría oponible la inhibición del cedente. El fundamento de esta interpretación es que la inhibición general de bienes sólo impide ejercer actos de disposición sobre bienes y derechos efectivamente incorporados a un patrimonio, situación que no se encuentra configurada en el cedente de la cesión de factura del 0km comprado.

i) Y si el cedente es casado y se encuentre vigente el régimen de comunidad de bienes, no resulta exigible el asentimiento conyugal en los términos del artículo 470 del C.C.y C.N., dado que se exige el asentimiento del cónyuge para enajenar o gravar bienes registrables y, el vehículo 0km no inscripto se rige por las normas generales de las cosas muebles, por no estar inscripto.

6.- En suma, ceder una factura de un vehículo no debe ser encuadra normativamente como una transmisión de la propiedad del automotor, ya que el derecho real de dominio recién nace con la inscripción inicial en el Registro, por ello, al momento de analizar la legalidad de la rogación, el Encargado debe controlar que se hayan cumplido la forma escrita y la conformidad del cedido para que este tipo de acuerdos sea válido y oponible a terceros, y conforme al artículo 1618 del C.C. y C, este tipo de acuerdo, se instrumenta al dorso de la factura de venta, con una mera nota suscripta por cedente y cesionario donde se individualice el objeto de la cesión y se deje en claro que se ceden los derechos y acciones derivados de la factura, la que podrá tener ulteriores cesiones, y se llegara a indicarse en una de ellas que el cesionario será el peticionario de la inscripción inicial ante el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor, aquí si no podrá haber otra cesión».

«Y sería deseable que la Dirección Nacional, dicte una normativa específica que adopte el criterio fijado en el artículo 1618 del C.C. y C. sobre la cesión pura y simple, para dar certeza en la materia».

Dr. Eduardo Mascheroni Torrilla

BIBLIOGRAFÍA

AGOST CARREÑO, OSCAR, Análisis Práctico del régimen jurídico automotor, Primera Edición, Córdoba, Advocatus, 2011.

BORELLA, ALBERTO O., Régimen Jurídico del Automotor, Ed. Rubinzal Culzoni, Santa Fe, 1993.

CARAMELO, GUSTAVO – PICASSO, SEBASTIÁN – HERRERA, MARISA, Código Civil y Comercial de la Nación Comentado, Primera Edición, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Infojus, 2015.

CORNEJO, JAVIER, Cuestiones registrales del Régimen Jurídico del Automotor, Primera Edición, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Fundación Centro de Estudios Registrales, 2017.

MASCHERONI, EDUARDO, La Cesión de Factura en el nuevo Código Civil y Comercial, Revista Panorama Registral del 6/4/2015 (Ver Aquí)

MOLINA QUIROGA Y VIGGIOLA, Régimen jurídico del automotor, La ley, 2° edición, año 2007. PRADO, FRANCISCO, ponencia al Congreso de AAERPA año 2018. (www.aaerpa.org)