Nueva Modalidad de las Observaciones

Dr. Eduardo Mascheroni Torrilla

En el quinto mes del año y muy cerca de la aparición de nuestra edición impresa N° 38, presentamos una nueva nota del Dr. Eduardo Mascheroni (docente en Cursos de Capacitación de Mandatarios en todo el país) para la Web de Panorama en 2017.

El autor trata la nueva modalidad operativa para la Observaciones a los Trámites Registrales, instrumentada por medio de la Disposición D.N. N° 476/16. 

«La Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor y Créditos Prendarios, en su iniciativa de utilizar eficientemente las herramientas tecnológicas disponibles en los trámites registrales, ha sumado en el presente año, la incorporación de la modalidad mediante la cual, al servicio que se brinda desde hace tiempo, de conocer el estado del trámite por el usuario, mandatario, abogado o comerciante habitualista, reconociendo si está concluido, en proceso u observado, en este último caso, Observado, permite que se tome noticia de  las mismas a través del sistema SURA y el interesado reciba dicha observación impresa por el sistema mencionado.

En tal sentido, se funda la medida adoptada mediante la Disposición D.N. N° 476/16 , en que los adelantos tecnológicos implementados mediante la puesta en vigencia del Sistema Único de Registración de Automotores (SURA) permiten verificar el estado en que se encuentra un trámite presentado,  de tal modo, que, cuando el trámite se encuentra observado, posibilita conocer los motivos de la observación, toda vez que ésta se realiza en forma separada y  así las cosas, a fin de dejar asentada la totalidad de la información relacionada con el estado de un trámite en el mencionado sistema, la operatoria   dota a los usuarios de una herramienta que les permite acceder al contenido de las observaciones que se formulen a los trámites por ellos presentados, con esta modalidad, de manera remota.

De esta forma, al asentar las observaciones a los trámites, por parte del Encargado del Seccional,  en el SURA, permite que la Dirección Nacional conozca el historial completo de los trámites presentados, sus vicisitudes, plazos de procesamiento, entre otros; y ello no implica  una modificación de lo establecido en la normas en cuanto a la forma en que los usuarios se notifican de las observaciones (notificación automática de oficio por artículos Nºs 12 y 13 del Decreto P.E.N. Nº 335/88, los martes y viernes).

Consecuente con ello se modifica en la Sección 2°, Capítulo II, Título I del Digesto de Normas Técnico-Registrales del Registro Nacional de la Propiedad del Automotor el texto del artículo 2°, el que queda redactado en la forma que a continuación se indica:

“Artículo 1°: Las observaciones que se formulen a los trámites ingresados en el Registro deberán efectuarse a través del aplicativo SURA, siguiendo las instrucciones que emanen del mismo.

La observación formulada a través del aplicativo SURA se imprimirá por duplicado: el original se entregará al interesado y la copia se agregará al Legajo.”

La norma comenzó a regir por Circular DN 3/17, a partir del 23 de enero del 2017, como consulta del estado de trámite en la web de la Dirección Nacional, realizando la consulta con los datos del recibo de aranceles, esto es el número del mismo y código del Registro interviniente.

Consideramos, que esta medida, por su practicidad y la agilidad que permite en la realización de los trámites, supone una significativa ventaja para el  usuario que no necesita desplazarse hasta el Registro, a veces muy distante del lugar donde se encuentra el  usuario, y al tener noticia de las observaciones, arbitrar los recursos necesarios, para atender a la subsanación de dichas observaciones, o formular consultas a asesoramiento o quien correspondiere en la Dirección Nacional o bien, y en si corresponde o lo entiende procedente, plantear el recurso del arts 16 a 22 del Decreto 335/88.

Cosa que puede hacer, en horas inhábiles, incluso en días feriados o fines de semana, con el consiguiente valor que supone, tener tiempo a favor, para la resolución de las observaciones sin encontrarse acuciado por el plazo de 15 días hábiles para subsanar el trámite, una vez notificado efectivamente o en forma automática, de las observaciones.

Supongamos, el usuario presenta el trámite un día jueves, es observado el viernes y toma noticia de ello, en forma  virtual el mismo día, cuenta con los días del fin de semana, inhábiles, más el lunes siguiente para dar solución a las observaciones, y recién será notificado en forma automática al martes siguiente, ello importa que el plazo de 15 días hábiles, se ha extendido en dos días hábiles más, o en cuatro días corridos, y sin necesidad de concurrir al Registro, lo que resulta sin duda alguna, de enorme importancia, para dotar de eficacia a la tarea del  usuario, especialmente profesionales del derecho y mandatarios del automotor.

Podemos aseverar que, esta medida, importa uno de  los avances más significativos de los últimos años en beneficio del usuario, para tornar eficaz a la celebración del trámite, comparable al conocimiento por vía digital de resoluciones judiciales, para los abogados en los pleitos con los servicios informáticos del Poder Judicial.

De este modo, el usuario está advertido de la observación, con el consiguiente ahorro de tiempo y recurso económico, para atender a la observación , prestamente sin la pérdida temporal que suponía hasta dicha medida, concurrir al Seccional a conocer la observación y luego avocarse a resolverla, de este modo, al menos se “gana” dos días en la ejecución eficiente del  trámite.

Sin dudas que ello contribuye, a la dinámica del tráfico negocial de automotores, reduciendo los tiempos de ejecución del trámite registral  y transparenta, el obrar de los partícipes del mismo, esto es, Registro y Usuario.

Y recordemos, que así y todo, el interesado, puede concurrir al Seccional y retirar la observación, ya no emitida como foja de observaciones por aquel, sino desde el mismo sistema SURA, pero con la apreciable ventaja de haberla contemplado antes por  vía web, lo que da lugar a que concurra ya, posiblemente, con la solución a la observación planteada, con el consiguiente ahorro, como dijimos de tiempo y dinero, crucial, en el tráfico negocial actual.

Por esto, es que saludamos esta iniciativa, que quizás haya pasado desapercibida, en cuanto al cambio de costumbre que supone o la dimensión de su relevancia para agilizar las operatorias del negocio jurídico del automotor,  pero importa un logro de enorme importancia para los usuarios del sistema registral, en cuanto les posibilita conocer casi en  forma inmediata a formulada, la observación al trámite presentado y contribuir a su pronta atención y/o resolución».

Nuevo Código Civil y Comercial: Asentimiento ante la inhibición del cónyuge no titular

Dr. Eduardo Mascheroni Torrilla
Dr. Eduardo Mascheroni Torrilla

Colaborador permanente de nuestras ediciones impresas y digitales, el Dr. Eduardo Mascheroni Torrilla, docente en cursos de capacitación de Mandatarios en todo el país, trata en este artículo la posibilidad o no, de que un cónyuge inhibido preste su consentimiento para enajenar un automotor inscripto como bien ganancial. Un análisis de los distintos supuestos.

«Es regla conocida en nuestro derecho, que la inhibición del cónyuge no titular registral de un automotor, no impide prestar el consentimiento conyugal para enajenar el rodado de propiedad del cónyuge titular, siendo este un bien ganancial, o sea adquirido durante el matrimonio.

Ello importa, que el si el cónyuge no titular está alcanzado por una medida judicial cautelar que le impide disponer de todos los bienes registrables de su patrimonio, dicha medida no lo afecta en cuanto a los bienes que son de titularidad del otro cónyuge, siempre que la inhibición no estuviere motiva en deudas contraídas para el sustento o conservación del hogar conyugal o educación de los hijos del matrimonio, en cuyo caso, si, la inhibición por tal causal, impide prestar el consentimiento conyugal (conforme artículos 5 y 6 de la ley nacional 11357, complementaria del Código Civil aprobado en el año 1871), respondiendo con los frutos de los bienes gananciales que administre.

Ahora bien, esta es la situación que se plantea ante el interrogante si la inhibición del cónyuge no titular, afecta el consentimiento conyugal para disponer de un bien ganancial del otro cónyuge, pero como se plantea la misma, en el marco del nuevo Código Civil y Comercial unificado aprobado por Ley N° 26.994?

En tal sentido, resulta de aplicación el artículo N° 461 del nuevo texto legal, que señala la responsabilidad solidaria de ambos cónyuges en relación a deudas contraídas para solventar las necesidades ordinarias del hogar o el sostenimiento y la educación de los hijos de conformidad con lo dispuesto en el artículo 455.

Este último refiere a que los cónyuges deben contribuir a su propio sostenimiento, el del hogar y el de los hijos comunes, en proporción a sus recursos. Esta obligación se extiende a las necesidades de los hijos menores de edad, con capacidad restringida, o con discapacidad de uno de los cónyuges que conviven con ellos.

Fuera de esos casos, y excepto disposición en contrario del régimen matrimonial, ninguno de los cónyuges responde por las obligaciones del otro, es decir que en caso que los cónyuges hubiesen convenido lo contrario, no hay responsabilidad por las deudas contraídas por el cónyuge no titular de un automotor, por el que fuere titular de uno, excepto que se trate de las deudas referidas en el mencionado artículo N° 455 (comunes).

Por ende, no debe exigirse el consentimiento conyugal para la disposición del automotor que está incluido como propio de un cónyuge por convención matrimonial o habiendo separación de bienes, o se presta pese a hallarse inhibido el cónyuge no titular, ya que no responde por las deudas del otro cónyuge con el patrimonio ganancial que administre . Esto último, en caso que el régimen imperante sea el de comunidad, dado que lo sostenido en el artículo N° 461 última parte viene a ratificar la mentada Ley N° 11357.

A ello, debemos sumar lo que expone el artículo N° 505 en cuanto a la gestión de bienes, al señalar que en el régimen de separación de bienes, cada uno de los cónyuges conserva la libre administración y disposición de sus bienes personales, excepto lo dispuesto en el artículo N° 456, esto es que ninguno de los cónyuges puede, sin el asentimiento del otro, disponer de los derechos sobre la vivienda familiar, ni de los muebles indispensables de ésta, ni transportarlos fuera de ella, cuestión ajena en materia de registración de automotores, de allí que como afirmamos supra, habiendo separación de bienes no se necesita del consentimiento conyugal para la enajenación del automotor que es bien propio de uno de los cónyuges.

Y el mismo artículo 505, en su parte final, ratifica que cada uno de ellos responde por las deudas por él contraídas, excepto lo dispuesto en el artículo 461 ya comentado sobre responsabilidad solidaria en deudas relativas al sostenimiento del hogar conyugal, sostén y educación de los hijos.

En suma, si se pretende disponer del automotor que es bien ganancial, por comunidad de bienes, se puede prestar el asentimiento del cónyuge no titular inhibido, y en caso de separación de bienes, su disponibilidad es libre del titular (reiteramos por el juego armónico de los artículos 461 con los artículos N°s 455, 456 y 505 del nuevo Código Civil y Comercial, que ratifica lo preceptuado en los artículos N°s 5 y 6 de la Ley N° 11357)».

Los Motos no inscriptas y el Decreto N° 171/17

Dr. Eduardo Mascheroni Torrilla
Dr. Eduardo Mascheroni Torrilla

El Dr. Eduardo Mascheroni (docente en Cursos de Capacitación de Mandatarios en todo el país) se refiere hoy a la reglamentación que la Dirección Nacional deberá darle al Decreto P.E.N. N° 171 del 13 de marzo pasado. Una nota anticipatoria, donde se arriesgan algunas características del nuevo régimen de motovehículos próximo a dictarse. 

«Hace poco más de un año atrás, publicamos en ´Panorama Registral´ un artículo relacionado con los recaudos a seguir para inscribir un motovehículo ´sin papeles´ o  no inscripto  (Ver nota) ante las distintas inquietudes y problemáticas de los usuarios del régimen jurídico registral del automotor, sobre dicha cuestión».

«En la nota, exponíamos que el camino a seguir, supone, reconstruir toda la documentación necesaria para una inscripción inicial, y acreditar que el bien no fuera robado o hurtado. Un trámite que tal como se explicitaba y fue objeto de muchos comentarios recogidos, luce muy complejo y costoso, dado que debe contarse con el certificado de fabricación o importación,  factura de compra,  la solicitud tipo 01 digital y la verificación, básicamente,  lo que resulta de cumplimiento casi imposible en muchos casos, por la inexistencia jurídica de los fabricantes, importadores, comerciantes habitualistas, que participaron del proceso previo a la  venta originaria, o no poder localizar a quien fue el adquirente inicial para ceder la factura, y esto pese a que en el organismo de aplicación se cuenta con registros, al menos de los certificados de fabricación o importación.

Disposición D.N. N° 140/16

De allí, que la nota efectuada, supuso una frustración para muchos ilusionados con contar con un medio efectivo para inscribir un rodado,  adquirido con  esfuerzo, y grandes ilusiones, en el caso de las motos clásicas (sin obviar el costo de restaurarlas).

En muchos de dichos comentarios, se expresaba  que la solución adecuada era retornar al régimen de regularización dominial que fijara  la Disposición D.N.  N° 140/06  (ver aquí) vigente entre los años 2006 y febrero de 2012.

Y dichos comentarios, se trasuntaron, nos consta, en muchas peticiones más o menos formales a  la autoridad de aplicación del régimen  jurídico del  automotor.

Hoy, con el dictado del Decreto n° 1717/17 (Ver Aquí) del Poder Ejecutivo nacional,  y lo prescripto en su artículo  7°, que transcribimos:,  “ ARTÍCULO 7° — La DIRECCIÓN NACIONAL DE LOS REGISTROS NACIONALES DE LA PROPIEDAD DEL AUTOMOTOR Y DE CRÉDITOS PRENDARIOS, en su carácter de Autoridad de Aplicación del Régimen Jurídico del Automotor (Decreto-Ley N° 6582/58 -ratificado por Ley N° 14.467-, t.o. Decreto N° 1114/97, y sus modificatorias) instrumentará un régimen de regularización de motovehículos no  inscriptos. Consecuentemente, dictará las normas relativas al alcance, condiciones y requisitos para la inscripción registral de las unidades.”  pareciera que nos encontramos ante el escenario adecuado para resolver este reclamo de miles de usuarios.

Decreto P.E.N. N° 171/17

Si bien la norma aludida, no tiene como motivación la inquietud que plantean los usuarios de dichos motovehículos, esto es  contar con los “papeles” conforme a derecho, sino tutelar la seguridad ciudadana ante el flagelo de los ilícitos cometidos utilizando motocicletas  (nos remitimos a sus considerandos los que destacamos parcialmente: “Que la masividad del uso de motovehículos a lo largo del territorio de la Nación, y más allá de la  comodidad que proporciona este medio de locomoción, su accesible adquisición y su economicidad, ha facilitado de modo paralelo la concreción de hechos delictivos en la vía pública, altamente reprochables  por la sociedad… Que la modalidad implementada para cometer hechos delictivos perpetrados desde motocicletas consiste en llevar un acompañante que se encarga de la sustracción de determinado bien o valor a una persona, y un conductor quien emprende luego una acelerada carrera en cuestión de segundos, permitiendo abrirse paso entre vehículos o en dirección contraria, o por las aceras…..” )    y se pretende  combatir el mismo, identificando a los propietarios de dichos rodados, a nuestro juicio, ello permitirá en forma oblicua, alcanzar el cumplimiento del anhelo de dichos usuarios. Esto es, contar con el Título de Propiedad de su moto.

¿De que modo?,  regularizando el dominio, mediante el procedimiento que prevea la DNRPAyCP, en  conformidad con la norma que referimos supra.

Pero aquí no podemos anticipar nada, en  razón que la norma ha sido dictada recientemente y desconocemos los pasos a dar por la citada Dirección Nacional, en  el sentido mencionado, solo sabemos que antes del 15 de junio de 2017 (artículo 8 del decreto citado) debe dictar un régimen  de regularización dominial de dichos rodados, a los fines de registrar o inscribir el dominio de los mismos.

Y sin ánimo de hacer futurología, es propicio el momento para recordar como era el régimen que estuvo vigente en el período 2006-12, aunque por distintos motivos, en aquella oportunidad se pretendía regularizar el parque de motovehículos mediante un procedimiento sencillo, que llevara a los tenedores o poseedores de motos no inscriptas  a registrarlas, con  la finalidad, de sanear el dominio, e identificarlos sobretodo para que se asumiera la responsabilidad civil, fiscal y contravencional por el uso de estos vehículos.

La Disposición DN 140/06 y sus sucesivas prórrogas en particular en los años 2010 y 2011,  dio lugar al régimen de regularización de la inscripción inicial de motos 0km no inscriptas, el que tuvo sucesivas prórrogas hasta que se suspendió ,en el entendimiento de algunos, para otros se derogó, su aplicación el 28 de febrero de 2012  por la Disposición DN  552/11 y aclaramos que no queda claro si puede interpretarse derogado, aunque no se pueden aplicar los aranceles diferenciales que se implementaron en  aquella ocasión,  por lo cual si la DNRPAyCP tomara la decisión política administrativa, puede reimplantar su vigencia, adecuándolo a las motivaciones del Decreto N° 171/17, aunque consideramos que una buena técnica legislativa, requiere del dictado de una  normativa nueva, que podrá tomar como referencia a este antecedente, que en  su momento, se reveló como prudente y apto para el objetivo previsto.

Dicho mecanismo, consistía básicamente, cuando no se contaba con documentación alguna de la moto, en declarar ante el Registro Seccional correspondiente al domicilio del tenedor o poseedor de la moto, frente a dos testigos, con carácter de Declaración Jurada (o frente a un escribano) que se había adquirido el rodado en forma legítima, y se procedía a un bajo costo arancelario (Resoluciones MJyDH 350/05 y 32/06) a su inscripción, con una Solicitud Tipo 05 que incluía la verificación, con una fotografía de la moto, para determinar su cilindrada por el verificador, ya que no todas estaban incluidas, había varias categorías por cilindrada y por antigüedad del modelo (ej: las motos fabricadas o importadas antes de 1989, se podían registrar todas con este sistema de declaración posesoria),  y aquí, presumimos y entendemos que la Dirección Nacional, deberá incluir a todos los motovehículos sin importar la antigüedad ocilindrada atento al objetivo de seguridad pública fijado en el Decreto N° 171/17 del Poder Ejecutivo nacional que además es reglamentario de la Ley Nacional de Tránsito N° 24449, por lo cual, ninguna moto quedaría excluida, en este hipotético régimen de regularización dominial .

Y  decíamos, volviendo a la DN 140/06,  el Registro constataba la inexistencia de denuncias por robo o hurto del rodado (conforme al N° de cuadro y motor), o que no estuviera inscripta (podía ocurrir que en realidad se había extraviado Título, Cédula y Chapa patente) lo inscribía en forma condicional por dos años, y vencido dicho plazo sino había reclamos de quienes aducían un mejor derecho sobre el vehículo, la inscripción se tornaba definitiva en forma automática (artículos 3 y 4 del RJA, hoy artículo Nº 2254 del CC y C).

Lo señalado, responde al artículo 4, el supuesto más común  en  su oportunidad y que es el reclamado hoy, no obstante recordamos  lo que decía el artículo. 2, cuando se contaba con algunos papeles, como se señala en la jerga registral usual.

ARTÍCULO 2°.- Para peticionar la inscripción inicial de los motovehículos mencionados en el artículo precedente, sin perjuicio del cumplimiento de los recaudos que segn el caso y con carácter general prevé el Título I del Digesto de Normas Técnico – Registrales del Registro Nacional de la Propiedad del Automotor (acreditación de identidad, personería, domicilio, etc) se deberá presentar:  1) Solicitud Tipo ”05” Exclusiva para motovehículos por triplicado, debidamente confeccionada y firmada con arreglo a la normativa vigente. De contar el peticionante con una Solicitud Tipo ”01” Exclusiva para motovehículos, podrá peticionar con ella la inscripción del motovehículo. 2) Documentación que acredite el origen legítimo del bien. A ese efecto, podrá presentarse alternativamente la indicada en los incisos que sigue, en original y fotocopia:  a) si el motovehículo estuviera patentado en jurisdicción municipal o provincial, el comprobante de pago del impuesto a la radicación de automotores expedido a nombre del solicitante o certificación de esa circunstancia o de la baja expedida por la autoridad de esa jurisdicción. b) si la documentación mencionada precedentemente no estuviera extendida a nombre del solicitante, deberá acompañarse el o los recibos o boleto de compraventa que acrediten las sucesivas ventas.

Si el motovehículo no hubiere sido patentado, el solicitante podrá acreditar el origen legítimo del bien presentando factura o recibo de compra original del fabricante, importador, concesionario o comerciante del ramo, siempre que se tratare de motovehículos fabricados o ingresados al país hasta el año 1987 inclusive cualquiera fuere su cilindrada, o de motovehículos de hasta 200 cm³ inclusive de cilindrada fabricados o ingresados al país antes del 22 de mayo de 1989, o de motovehículos de hasta 95 cm³ inclusive de cilindrada fabricados o ingresados al país hasta el año 2004 inclusive. Si la documentación mencionada precedentemente no estuviera extendida a nombre del solicitante, deberá acompañarse el o los recibos o boleto e compraventa que acrediten las sucesivas ventas.  c) Certificado de fabricación o de nacionalización, segn se tratare de un motovehículo nacional o importado.   d) En caso de no poder justificarse el origen legítimo del motovehículo por alguna de las formas contempladas precedentemente, y siempre que se tratare de motovehículos fabricados o ingresados al país hasta el año 1987 inclusive cualquiera fuere su cilindrada, o de motovehículos de hasta 200 cm³ inclusive de cilindrada fabricados o ingresados al país antes del 22 de mayo de 1989, o de motovehículos de hasta 95 cm³ inclusive de cilindrada fabricados o ingresados al país hasta el año 2004 inclusive, el solicitante deberá suscribir una declaración jurada avalada por DOS (2) testigos, formalizada por escritura pública o ante el Registro Seccional  interviniente, en la que se precisen pormenorizadamente las causas que legitimen la posesión del motovehículo, esto es, en la que se indique expresamente de quién y en qué fecha fue adquirido y los motivos por los cuales no se presenta la documentación de origen o de adquisición del motovehículo, acompañando la que tuviere en su poder, deberá constar en ella asimismo que se ha notificado al declarante y a los testigos de que la falsedad de lo declarado los hará incurrir en las sanciones previstas en la legislación penal. 3) Verificación física especial del motovehículo practicada por la planta habilitada, en la que se dejará expresamente constancia sobre el año de fabricación del mismo y su cilindrada. La verificación podrá efectuarse en el espacio destinado a tal fin en la Solicitud Tipo ”05”. 4) Una (1) fotografía color, de la que surjan claramente las características físicas del motovehículo que permitan determinar su cilindrada. La fotografía deberá encontrarse visada por la planta interviniente, quien deberá asimismo consignar en su reverso, a los efectos de proceder a su correlación, el nmero de control de la Solicitud Tipo presentada. 5) Certificado de inexistencia de pedido de secuestro expedido por la policía correspondiente a la jurisdicción del Registro Seccional  interviniente. 6) Declaración jurada del peticionario con su firma certificada en alguna de las formas previstas en el Título I, Capítulo V, mediante la cual asuma la responsabilidad civil y penal respecto de la autenticidad de la documentación acompañada.”

Y finalmente, en el artículo 6, se los exceptuaba de la aplicación de los convenios de complementación de servicios, en cuanto al pago del impuesto a la patente automotor, o siendo precisos, no se asimilaba a una inscripción inicial de un rodado 0km, creemos que en tal sentido las jurisdicciones provinciales, también deberán dictar normas de adecuación ya que podría llegar a reclamarse deuda por períodos no prescriptos como condonarse la misma.

Consideramos que en la actualidad  y nuevamente haciendo referencia a los fines previstos en el decreto que comentamos, el recaudo de contralor del posible ilícito en haberse procurado la posesión de la moto, destacado mas arriba,  será especialmente cuidado, por ende, también presumimos, se preverá un procedimiento previo, para  constatar  que  no hay un  origen ilícito en la posesión, cosa a la que no deben temer aquellos adquirentes de buena fe, pero que carecen de la factura original de compra y de  la  posibilidad de acceder al adquirente inicial, aunque reconocemos por los comentarios a nuestra nota de febrero del 2016, que muchos de ellos , la adquirían sin  siquiera un boleto de compraventa, y no porque el origen  fuera ilícito o dudoso, quizás simplemente por ignorancia del derecho o, especulamos, una elusión fiscal.

Quizás, la Dirección Nacional opte por el mismo, o por su analogía y simplicidad,  aunque por diferentes causas, de cualquier modo, en ocasión de dictarse la norma y si el editor lo posibilita, reseñaremos la misma, y podremos compararla con el régimen  anterior.

La buena noticia es, sin  dudas, que indirectamente para quienes reclamaban por la posibilidad de inscribir su moto “sin  papeles”,  ahora existe una posibilidad concreta de hacerlo, solo resta esperar a la publicación de la norma  que seguramente, la Dirección Nacional está pergeñando. Esperemos que esta inesperada, quizás, oportunidad, sea utilizada por aquellos que tanto la reclamaban, para  si poder circular libremente y sin estar fuera del marco legal, con su querida moto, scooter, cuatriciclo, motoneta, o la versión que fuere».

Dr. Eduardo Mascheroni Torrilla

Acompañá este artículo junto a las noticias vinculadas «Nuevos controles contra los motochorros« y «El gobierno avanza con las motos»