Por menores ventas, las automotrices suspenden a 1.000 operarios

Volkswagen dejará sin tareas a 600 operarios en su planta de Pacheco, mientras que General Motors hará lo propio con 350 trabajadores por nueve meses en Santa Fe. Las terminales alegan caída de la demanda interna y problemas en Brasil

Las terminales automotrices suspenderán a casi 1.000 operarios por la caída de las ventas. Así lo anunciaron Volkswagen y General Motors en los últimos días. Las fabricantes mantienen sus planes para reducir costos laborales ante las señales de estancamiento en Brasil y la contracción del mercado interno.

Unos 600 trabajadores de Volkswagen que prestan servicios en la planta ubicada en General Pacheco permanecerán suspendidos desde mañana por un período de 30 días. Una vez transcurrido ese mes, la compañía evaluará el estado del mercado para decidir si mantiene las suspensiones o no.

En la planta ubicada en General Pacheco, la automotriz de origen alemán cuenta con un plantel de 4.000 trabajadores, ya que se fue achicando en los últimos meses producto de retiros voluntarios impulsados por la firma.

En un comunicado, la compañía explicó que ante la crítica situación «mantiene un diálogo fluido con todos los sectores involucrados, para desarrollar e implementar en conjunto toda herramienta que fuera necesaria, siempre cuidando el bienestar de sus empleados».

«Desde 2014 la industria automotriz en Argentina enfrenta una situación delicada, con una contracción del 35% del mercado local y una caída del 50% de la industria brasileña que repercutió en la producción nacional, que hoy se encuentra en un 45% de su capacidad, y en una caída del 80% de las exportaciones al mercado brasileño», advirtió.

Ante esa situación, la empresa había iniciado en 2015 un programa de reestructuración de sus plantas en el que se puso a disposición un plan de retiro voluntario y un programa de jubilaciones anticipadas para el personal de General Pacheco, acompañado de un esquema de suspensiones rotativas durante 2016.7

En tanto, General Motors anunció a sus empleados que suspenderá a unos 350 operarios durante nueves meses. La noticia fue confirmada a la prensa santafesina por el secretario general del Sindicato de Mecánicos y Afines (Smata) Rosario, Marcelo Barros, quien aclaró que aún faltan precisiones sobre el inicio y fin de la medida empresaria.

Las suspensiones que la automotriz pondrá en marcha -posiblemente la próxima semana- afectarán a los trabajadores que se desempeñan en la planta de General Alvear, en el kilómetro 279 de la Ruta Nacional 9.

Barros dijo que el destino final de los operarios afectados por las suspensiones dependerá «de la esperada reactivación de la economía» argentina, que el Gobierno de Mauricio Macri estimó para este año.

La fuerte caída de la demanda brasileña por la recesión que afecta al gigante sudamericano es la causa principal de la crítica situación que atraviesa la planta de GM en Alvear, ante un mercado local que rebotó pero aún se muestra débil.

«En principio iban a ser 400 despidos, pero logramos un acuerdo para que se transformen en suspensiones por nueve meses y achicar esa cifra a 350 trabajadores», dijo Barros en declaraciones al diario La Capital.

El sindicalista precisó que recién la semana que viene habrá novedades concretas sobre la modalidad de la medida, fundamentalmente los aspectos vinculados con el cobro de los salarios.

El Smata Rosario le pide a GM que el recorte salarial a los suspendidos no supere el 20 por ciento, para que los trabajadores puedan tener asegurados ingresos por el equivalente al 80 por ciento de sus sueldos de bolsillo.

Brasil es el socio comercial por excelencia de Argentina, pero el intercambio que en 2016 -que alcanzó los 22.506 millones de dólares- estuvo en el nivel más bajo de los últimos diez años y esto está golpeando a toda la industria automotriz.

La Noticia en Iprofesional.com

 

La automotriz PSA aumentó producción y ventas pero reclama incentivos para subir exportaciones

El grupo francés aumentó 17% la fabricación en la Argentina. Para incrementar exportaciones pide elevar los reintegros de IVA

PSA (Peugeot, Citroen y DS) anunció ayer sus resultados mundiales y destacó el aporte positivo de la Argentina. En el país, el grupo francés cerró 2016 con un crecimiento en las ventas de vehículos de 20% para Peugeot y 14% en Citroen. Y en un año en que la producción cayó 10,2%, PSA creció 17%. En cuanto a los resultados mundiales, el grupo vendió el año pasado 3,15 millones de vehículos y su margen operativo aumentó 6%.

Desde La Grande Armée, donde se encuentra la sede del grupo en París, el presidente de América latina y miembro del Comité Ejecutivo del grupo, Carlos Gomes, dijo estar «entusiasmado con las perspectivas en Argentina» a raíz de las «muy positivas medidas tomadas desde el año pasado en el país que muestran una dinámica interesante». Aseguró que el mercado automotor seguirá en crecimiento aunque «preocupan los costos para el mercado interno y también en cuanto a la competitividad en vistas a exportar, y no a un solo país sino para abrirse al mundo».

El directivo desarrolló que «hay muchas cuestiones a resolver» y que «hay que ser frío y realista porque hay serias dificultados, con un tejido de proveedores que se ha fragilizado a través de los años y no tiene ni la competencia, ni el volumen, ni la capacidad de inversión. Pero es importante que la dirección es buena, por lo que los principales actores del sector ya van a empezar a trabajar para solucionarlo«.

En cuanto al rol que la compañía tiene en cuanto al plan que las automotrices trabajan junto al Gobierno y los sindicatos para duplicar la producción en cuatro años, Gomes dijo a El Cronista que «tienen una responsabilidad total y participa plenamente en la construcción de las políticas, defendiendolas cuando entendemos que van en el buen sentido y diciéndolo cuando creemos que no son las mejores prácticas«.

En las discusiones que hoy se mantienen con el Gobierno, un tema importante que plantearon tanto Gomes como Gustavo Soloaga, vicepresidente senior financiero de América latina de PSA, y Rodrigo Pérez Graziano, director de Relaciones Institucionales de Argentina, es la necesidad de bajar cargas impositivas. Destacaron la eliminación del 5% a las exportaciones de vehículos pero aseguraron que todavía siguen exportándose impuestos que se gravan a lo largo de toda la cadena y no están exonerados en la exportación total, como la replicación de Ingresos Brutos. «Un pedido puntual es elevar los reintegro a las exportaciones como hacen otros países«, dijo Pérez Graziano.

«Argentina tiene hambre de exportar, y esto es parte de las discusiones que se tienen con el Gobierno porque para lograrlo hay que abrir nuevos mercados, tornar nuestras operaciones más competitivas, y bajar determinadas cargas«, resumió Gomes. Un mercado que les interesa prioritariamente, por ejemplo, es el norte de África.

Otra dificultad que encuentran es la infraestructura, el costo logístico y de la mano de obra que es de dos o tres veces el de Brasil. La dependencia que mantiene la Argentina del mercado brasileño no escapó a las declaraciones de Gomes. Dijo el año comenzó con caída del 4% en Brasil y febrero también dará negativo por lo que una mejora -que impactará en la industria argentina- llegará recién en la segunda parte del año.

En el mercado local, la participación de PSA es relevante. Tiene un market share de 12,8% y el 53,8% de los autos que vende en el país son de fabricación nacional.

Para este año, la estrategia de la compañía no es entrar en la guerra de precios que encaran otras automotrices, y que posibilitó un incremento en las ventas durante el año pasado mientras el consumo en general se desplomó.

La Noticia en: ElCronista.com