Para ordenar un deseo

Postulaba Platón que el gobierno más difícil para el hombre es el de su propia alma, y con él, el de sus actos. En la descripción del alma humana —definida por él mismo como “todo aquello del ser humano que no es el cuerpo”—, Platón dividía tres componentes: la razón, la emoción y la pasión. Decía que si se dividiera el alma del hombre en superficies, la razón ocuparía una parte diminuta de la misma, la emoción un sector algo más significativo, y la pasión se vería reflejada en toda la superficie restante.
La cuestión era que, para que un hombre sea preciado por él mismo y por los demás y sus actos justos, valerosos y prudentes, era menester e indispensable que la parte más pequeña de su alma (la razón), tuviese el absoluto gobierno de las otras dos (emoción y pasión). Sólo aquel hombre que domine sus pasiones y emociones y las ponga al servicio de la razón, será el que actúe según lo conveniente”, sentenció.
Desde “Panorama Registral”, no pudimos seguir este consejo. Los que hacemos esta revista somos apasionados del periodismo y del lenguaje, apasionados de que todos los lectores del país puedan disfrutar y participar de esta publicación. Desde Salta a Santa Cruz y desde Misiones a Tierra del Fuego, que nos acerquen sus escritos, y que todo el país pueda leerlos. Las alternativas reglamentarias, los automotores clásicos y el Sr. y la Sra. Fernández; son sólo formas de encarrilar ese deseo. Y es él quien nos sigue impulsando a que sigamos comunicando. Porque mucho hemos logrado y mucho tenemos por delante.
Hecha esta salvedad, tenemos por otro lado la realidad de nuestro sector.
Económicamente, la cosa funciona: las ventas de autos se superan año tras año. Entre 2003 y 2011 el parque automotor se duplicó, y hoy uno de cada cuatro argentinos es propietario un automóvil, número que nos comienza a acercar al promedio de países desarrollados.
Institucionalmente, el sistema no tiene fisuras. Pero conformarnos con esto es tarea baja, y no ir a más siempre provoca el efecto retorno. La pregunta es entonces… ¿de qué manera nuestro sistema registral podría ser mejor? Más solidario, más justo, con mayor sustento social, más seguro, más veloz. Nunca, el Estado Nacional debería dejar de pensar en estos términos. Esta es la gran tarea que tienen por delante los responsables de nuestro sistema, y “Panorama Registral” pretende contribuir con ello. La institucionalidad argentina requiere de goznes aceitados que le permitan funcionar, y nuestra revista aspira a ser uno de ellos: un grupo de entusiastas que creímos en que el trabajo profesional serio podía hacerse en nuestro sector laboral, sin “padrinos” políticos ni económicos. Y haciendo caso omiso a Platón.

Lic. Alejandro Puga
Director Periodístico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *