Cuando las ruedas son apenas dos

Alejandra Colombo es agente de la Dirección Nacional del Automotor desde 1995, desempeñándose en la Secretaría Privada del organismo desde hace 11 años. Pero no hicimos esta nota por su pertenencia al sistema registral, sino por ser una activa participante de las competencias de ciclismo de aventura (“Mountain Bike”) de nuestro país.

Finalizada su tarea cotidiana en el organismo que regula la registración de automotores en todo el País (D.N.R.P.A.) Alejandra Colombo se apresta a responder las inquietudes de Panorama Registral…

– ¿Desde cuándo se dedica al ciclismo?

– “Siempre, desde muy chica me gustó. Salíamos con mi papá en bici, dos o tres horas; por gusto y diversión. Pero hace dos años y medio asistí a los entrenamientos de mi hermano y ver esa rutina me motivó a tal punto que decidí adoptarla”.

– ¿Es muy costoso? ¿Las bicicletas son especiales?

– “Sí, las bicicletas son especiales y costosas. Yo uso una de 27 cambios que me permite utilizar el adecuado para los distintos tipos de terreno: asfalto, tierra, pasto, piedra, cuestas; y realmente son caras. Pero una vez que tenés la bici, el resto es económico (casco, indumentaria, accesorios). El deporte en sí mismo no es costoso… ¡es sólo salir a pedalear!”

– ¿Es arduo el entrenamiento, y el desarrollo de las carreras?

– “Depende de cada competencia, pero normalmente sí. El próximo 6 de mayo, por ejemplo, viajo a Córdoba para correr el “Desafío del Río Pinto”, que es la competencia que más competidores convoca (aproximadamente 4.000) en Sudamérica: son 84 kilómetros, y viene gente de todo el mundo. Estoy actualmente entrenando tres o cuatro veces por semana un mínimo de una hora y media por jornada”

Alejandra tiene 35 años, es casada y tiene dos hijos. “Me es sumamente difícil combinar todas mis responsabilidades laborales y privadas. Este es un esfuerzo y un cansancio, tengo que manejar mis actividades laborales, deportivas, las de mi marido, las de los chicos… ¡y también cocino! Yo vivo a mil, pero no reniego de ello. Hago lo que me gusta, y lo disfruto”.

– ¿Es una actividad practicada tanto por hombres como por mujeres?

– Somos muy pocas las mujeres… no sé porqué, tal vez por el riesgo de golpes o caídas, pero las mujeres somos el 10% de los participantes en las carreras y entrenamientos…”

– ¿Cuál es su mayor aspiración en la actividad?

– “Mi gran sueño es participar del ´Cruce de Los Andes´, que son 255 kilómetros a recorrer, durante 3 días en la montaña. Se sale de San Martín de los Andes —provincia de Neuquén— se alcanza Chile y se regresa al punto de partida…¡Y yo pienso prepararlo para el próximo año!”, finaliza entusiasmada.

Alejandro Puga

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *