Contrapunto

El Dr. Marcelo Valle y el Dr. Alfredo Méndez Casariego repasan en esta entrevista los caminos transitados dentro de la Dirección Nacional. Nos proponen analizar las funciones cumplidas, las metas alcanzadas… y también las otras. Habiendo ingresado en la misma época han recorrido caminos abiertos y al tiempo compatibles en el organismo.
Ambos ingresados a la Dirección Nacional durante la primera época de explosión democrática (años 1984 y 1986 respectivamente), el Dr. Marcelo Valle y el Dr. Alfredo (Fredy) Mendez Casariego, de 45 y 46 años de edad, lejos están de arrellanarse tras un escritorio público. De hecho, nos reciben en la oficina que comparten, vitales y entusiasmados con el objetivo de lograr una buena administración de servicios para 2013. “Pero ojo que yo ingresé al organismo en la época en que los empleados usan guardapolvos celestes, en la época en que un carrito maltrecho recorría las oficinas vendiendo café…”, nos advierte el Dr. Mendez Casariego. “Bueno —lo interrumpe el Dr. Marcelo Valle— yo no me acuerdo del carrito, pero sí puedo decir que tenía innumerables fichas de Prohibiciones de Circular para acomodar en cajoncitos… Ingresé al organismo muy joven, con apenas 19 años. En esa época, la bienvenida nos la daba personalmente el Director o Subdirector Nacional (en esa época el Dr. Mariano Durand o el Dr. Ricardo Radaelli) “Mi caso es muy similar… ingresé con 18, ¡del Secundario a la Dirección¡”, agrega el Dr. Mendez Casariego.
– Cuáles son los cambios más significativos que observan desde su ingreso a la Dirección Nacional a la realidad de registración actual?
Marcelo Valle: “Yo creo que el cambio principal es el de la ´Ventanilla Única´. En esa época no existían los Convenios, y el usuario debía recorrer distintas oficinas (Rentas, Sellos, Banco Nación y tal vez alguna otra) para concretar el trámite que hoy empieza y finaliza en el Registro Seccional”.

Alfredo Méndez Casariego: “Yo creo que entre 1984, año que yo ingresé y hoy, cambió todo: la sociedad, esa desacreditada figura del empleado público (en ese entonces el sistema privado estaba más calificado y mejor conceptuado), el lugar del Estado y de las políticas sociales”.

– ¿Y cuando creen que ese modelo social perdió su fuerza?
AMC: “A partir del año 2000. Realidades políticas nacionales (la finalización de la presidencia del Dr. Carlos Menem, el intervalo Delarruista, y la asunción posterior del Dr. Néstor Kirchner) e internacionales (el modelo de neoliberal en crisis) hicieron que el lugar del Estado como dinamizador económico y el del denostado empleado público cobrara, en contraposición, nuevamente su valor”.

MV: “Hoy, hablar de Estado es hablar de control de gestión, profesionalización, digitalización y juventud. Algo impensado en la época en la que ingresamos, cuando se consideraba empleado público quien no podía alcanzar los niveles privados: el Estado cambió, y la Dirección Nacional es parte de ello. La Comunicación es importantísima, y debe atenderse a sus premisas para trabajar los cambios de paradigma”.
Ambos nacieron y siguen viviendo en la Capital Federal (“pero pasé años de notables experiencias en mi primera juventud en Banfield” —conurbano del Gran Buenos Aires—, nos dice Fredy Mendez Casariego). Fredy tiene 4 hijos, Marcelo tiene 2. Cuando les preguntamos a qué se les ocurre hubieran dedicado sus vidas si no hubieran ingresado al organismo, Marcelo asegura que “yo hubiera elegido mi misma profesión, aunque seguramente en forma independiente. También hubiera podido dedicar más tiempo a la práctica de deportes al aire libre”. Fredy, en cambio, nos dice que “yo creo que me hubiera dedicado a alguna de mis las dos pasiones que tenía de niño: las Bellas Artes o la Medicina. Parecen profesiones muy distintas, pero con el tiempo entendí que las reúne la perfección como medio para lograr su excelencia. Y tal vez era esa perfección la que buscaba. De muy chico realicé exposiciones, era retratista ya a los 12 años. Pero por consejo de mi padre —tengamos en cuenta que estamos hablando de 1977, los años más duros del último gobierno militar—, no pude dedicarme a la cuestión artística, ya que en ese momento era considerado como ´riesgosa´ —entendí tiempo después—“

– Viéndose en un punto de bisagra entre lo pasado y lo futuro… y considerando que ya pasaron casi 30 años desde su ingreso al sistema, ¿cómo creen que transitarán las próximas tres décadas para la registración de autos?
AMC: “¿Cómo creo o cómo quiero? Porque lo posible no es siempre lo deseado….”

– Imaginemos por un momento que sí…

AMC: “A mí me gustaría por ejemplo que la verificación de automotor fuera totalmente voluntaria. No entiendo porqué el Estado debe verse en la obligación de tomar por sí un resguardo que debe tomar el usuario en su propio beneficio. Esto en un aspecto registral muy puntal. Pero, en líneas generales, yo consideraría ideal que el sistema registral pudiera funcionar como una persona lo hace con su tarjeta de crédito en un Cajero Automático: automatización, codificaciones, firma digital. Si fuera una fantasía esto no podría suceder, pero la ciencia ficción siempre es superada por el devenir histórico, y este es un futuro posible”.
MV: “Para el futuro es importante tener en mente el concepto de´Gobierno Abierto´. Mucho desarrollo tecnológico, pero que la DNRPA mantenga su servicio y sus valores. Que la automatización no vaya en desmedro de la atención personalizada, ni las instancias afectivas”
– Cuál es su apreciación del primer año de gestión de la Dra. Mariana Aballay al frente del organismo?
MV: “Yo creo que esta gestión está aún en ciernes, y que durante 2013 veremos los resultados de las medidas que se adoptaron este año”.

AMC: “En la misma percepción, yo considero que habido un cambio absoluto en la gestión, más allá de ciertos sectores que se sintieron afectados. La transformación fue extrema, notable, se han cambiado muchísimos vicios históricos en el organismo y una cantidad de aspectos que sólo por inercia permanecían en su situación: Entes, Personal, Intervenciones; por sólo citar algunos ejemplos”.
– Y como binomio… ¿qué actividad los reúne en la actualidad, y con vistas a 2013?

MV: “Estamos a cargo del manejo de los Seccionales en todo el país, su organización, las aperturas, las intervenciones, la atención de los responsables de cada Registro…”

FMC: “Digamos, una parte del ejercicio de la superintendencia de los Registros Seccionales que cumple la DNRPA”.

 

Carrera Administrativa

– ¿Y qué camino recorrieron en la Dirección?

– Marcelo Valle: “Yo comencé trabajando con esos ficheritos de OCA (el Correo de ese entonces), luego fui Jefe de la División Asistencia Funcional, me desempeñé en ACARA, en Motovehículos de la calle San José, fui interventor del Registro de Avellaneda Nº 5 y colaboré en redacción normativa, y desde 1995 cumplo funciones en la Coordinación del entonces Departamento Registros Seccionales”

– Alfredo Méndez Casariego: “En mi caso, yo comencé trabajando en la Oficina de Microfilm, luego en la de Denuncias de Venta, luego pasé a Oficios. Desde 1991 tuve la firma a cargo del Departamento Normativo hasta 1993. Desde 1995 en adelante continué en el Departamento Normativo, hasta que en 1999 y 2000 fui Subcoordinador del área. Desde 2006 hasta 2011 estuve viajando por distintos lugares del país, asesorando Encargados e interviniendo Registros; hasta que desde principios de este 2012 hasta hace pocas semanas atrás tiempo atrás estuve interviniendo el Registro de Capital Nº 97. En este momento, estoy desempeñándome en de la Dirección de Registros Seccionales”.

Alejandro Puga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *