«Oda a los vándalos, jamás podrán»

La fachada de la vieja Biblioteca Menéndez

El Dr. Juan Carlos Pacífico (Encargado del Registro de Pergamino Nº 2 y permanente colaborador de nuestra revista) nos escribió el jueves pasado diciéndonos que «días atrás vándalos destruyeron parte del exterior de la nueva biblioteca Joaquín Menéndez» (de la cual Juan Carlos es presidente de la Comisión Directiva. El moderno edificio de la biblioteca fue inaugurado apenas dos meses atrás).

A ese despiadado ataque de pintadas y destrozos exteriores, ocurrido el pasado martes (Ver aquí) Juan Carlos responde con estas letras que refieren su sentida pasión por los libros, que alberga su amada biblioteca.

«¿Puede un mundo tan vasto contenido en los estantes empezar en un sillón? En nuestra Biblioteca puede ser posible por que en ese sillón se sentaba el Dr. Joaquín Menéndez a leer, era su pasión, pero a diferencia de muchos pensó en el futuro de sus libros y no quería que estos murieran con él por eso los donó para dar inicio a nuestra Biblioteca: La Menéndez, que orgullosamente lleva su nombre.
Umberto Eco, quien falleciera recientemente , era -también – un lector voraz y nos dijo: el que lee vive cinco mil años el que no, solo los años que el paso del almanaque nos marca y realmente es así por que adentrarnos en esas hojas o en esas pantallas para recorrer las historias que allí se cuentan implica estar ahí, estamos con el Quijote cabalgando por La Mancha con nuestro fiel escudero Sancho Panza y con nuestro corcel Rocinante, o caminamos por las calles del Nueva York moderno de la mano de Paul Auster, o nos adentramos en la profundidad del alma humana con Dostoievski y su Crimen y Castigo o Los Hermanos Karamazov y visitamos los arrabales del Buenos Aires de principio del siglo pasado acompañados por Borges y fumamos en un bar de París con Cortázar o vivimos intensamente la selva colombiana con García Márquez o tal vez Benedetti nos susurra un poema en la hermosa Montevideo en su rambla amplia llena de mar».

El Dr. Juan Carlos Pacífico (segundo desde la izquierda) junto a otros miembros de la Biblioteca

«¿Por que no? Si los libros son así, nos emocionan , nos alegran o nos entristecen , a través de ellos sabemos de nuestro pasado y nos imaginamos a Sarmiento o Rosas o San Martín o Belgrano en sus tiempos en su constante pensar en la Argentina o nos reímos con Fontanarrosa; en fin los libros solo nos piden que los leamos y a cambio nos dan un conocimiento que nos hace un poquito mejores que nos ubica como integrantes de una cadena humana que nos tiene como un mero eslabón pero unidos por las letras, somos modernos y antiguos, reyes o lacayos, ricos o pobres, pero somos por ellos o mejor dicho somos más por ellos.
Y en Nuestra Biblioteca hay un mundo en sí, por que no solo está habitada por ellos sino también por los diarios antiguos de nuestro Pergamino donde podemos abrevar en la historia misma navegando en sus páginas y recorriendo sus fotos con asombro, sorpresa y una nostalgia por aquellas calles que nuestros antepasados pisaron y que ya no están. Y como lo libros se enferman o los hieren tenemos un lugar especial donde se reponen de sus dolencias bajo los cuidados especiales de las restauradoras que con gran dedicación y amor los curan y protegen».

Interiores de la Nueva Biblioteca Menéndez, inaugurada hace apenas dos meses

«Es que ellos son seres vivos en la mente de los lectores, sus letras se transforman y crean dibujos y rutas hacia recónditos lugares; debemos protegerlos, mimarlos que estén cómodos en sus lugares y que los anaqueles sean la extensión de nuestros brazos para que sientan el calor humano que los convierte en seres vivos: ellos viven a través de sus lectores, se conservan en sus mentes y en cada paso de aquellos hay una parte de ellos.
Pergamino tiene un nombre relacionado directamente con las letras, en los pergaminos los textos se vuelven perennes y no mueren nunca, es por ello que debemos tener siempre presente a ese templo del conocimiento en ese granero de letras que juntas nos cuentan las historias que queremos escuchar, las Bibliotecas son la imagen del pueblo que las posee, hagamos que la nuestra brille, que sea una muestra de lo que queremos saber , que cada lector se vuelva diez, que cada niño que entre se transforme en un lector voraz y que esa semilla de vida germine pronto y bien.
A Uds. vándalos que todo destruyen sepan que hagan lo que hagan la Biblioteca permanecerá incólume y los arropará en sus libros si deciden entrar y la destrucción que intenta sembrar solo recaerá sobre Uds. mismos jamás el fuego el mar o el poder ha podido con las ideas, jamás».

“Cuando comencé en Motovehículos, los trámites eran muy escasos”

Encargada de motos desde hace 23 años…

Marcela Inés Piña

En la Capital Federal lo que se sucede todo el tiempo, lo que va y viene son las motos, fundamentales para acortar los tiempos. Y nuestro cronista Martín Soto se acercó a realizar una entrevista a la Encargada del Registro de Motovehiculos “A” de la jurisdicción, Sra. Marcela Piña. Esta es la crónica del encuentro.

Martín Soto

La Sra. Marcela Inés Piña nació en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y es mujer de familia con cuatro hijos, uno de los cuales trabaja con ella como Encargado Suplente… “Me llevo muy bien con mi Suplente, es una persona muy interesada en el Registro”, declara. Se trata de una mujer muy conocida y reconocida en los cuatro Registros de Motovehículos de la ciudad por su muy prolija forma de trabajo, teniendo en cuenta la cantidad de trámites que ingresan por día.

– ¿Tu hobby? le pregunta nuestro cronista

“Mi hobby es la familia, adoro estar con mis hijos y te cuento también que, además de lo ya dicho del Suplente, mi Interina es mi nuera. Así que ya ves… -jaja- el equipo que trabaja conmigo es muy familiar y de excelente calidad, estoy agradecida”

Acceso a la edición impresa N° 39

– Contame algo de tus comienzos…

“Empecé con un equipo de la Dirección Nacional y obviamente nada que ver el control de hace 20 años a lo que es hoy. Recuerdo siendo todo manual y eran muy escasos los trámites de motos, pero todo fue cambiando y hoy es muy importante el parque de motovehículos”.

– ¿Cuál consideras es la mayor diferencia registral en tus comienzos y hoy?

Jorge Likerman

– “Algo que pienso y a la vez recuerdo es que pasamos de lo ´manual´ a un sistema totalmente digital y el SURA es un gran logro. Felicito por ello a la Dirección Nacional, al Sr. Jorge Likerman, y a todo su equipo de Sistemas”.

– ¿Cómo fue tu llegada al Registro Automotor?

– “Fue por un conocido de la familia (´como la gran mayoría de los que trabajamos en esta órbita´, le acota nuestro cronista-) “y sí…es que para trabajar en un Registro, tenés que tener gente de confianza y muchas veces uno recurre a la familia para ello”.

– ¿Cuáles son tus métodos de trabajo más efectivos?

“Manual… hago todo manual, soy de la vieja escuela ´la planillita´ y soy muy minuciosa. Me gustan los detalles”.

– ¿Cómo es trabajar en la C.A.B.A? Son ahora cuatro Registros de Motovehículos y dos más en pronta apertura, ¿Cómo te llevas con las otros tres?

“Es un loquero trabajar en la C.A.B.A, con la masividad de gente y trámites en cuatro horas. Es por ello que la apertura de dos Registros más me deja tranquila para que la atención al público sea efectiva y prolija”.

– ¿Cómo es tu contacto con el usuario?

– “Soy atenta, me interesa la atención al público usuario, cada consulta es importante y debe ser atendible. Estoy contenta con el Posnet, hace que el público se sienta más seguro. Y el S.I.T.E. viene a cumplir una función excelente al reducir la cantidad de usuarios en el mostrador”.

Carlos Walter

– ¿Qué opinión tenés de estos dos últimos años, con el Lic. Carlos Walter como director y su equipo?

“Hoy la participación es total de la Dirección Nacional. Las modificaciones y estructuras que se van sucediendo, me parece que este es el camino que debemos apoyar”.

– ¿Cómo es tu relación con AAERPA y con los demás sectores del organismo central? 

Marcelo Valle

– “Debo decir que, en relación a la DNRPA, agradezco el total apoyo del Dr. Marcelo Valle siempre. Con la AAERPA tengo una buena relación y es más, ayer pensaba ser un poco más participativa ya que sería de ayuda escuchar otras opiniones”.

– ¿Te gusta ser Encargada Titular?

“Sí, me encanta esta función, estar a cargo como dice el Decreto Nº 644/89 en su artículo 1º… pienso en la importancia de los Encargados de Registro al tomar decisiones. Creo que no debería existir error posible, pero siempre hay que estar atentos”.

– ¿Quisieras nombrarme alguna otra persona de tu entorno laboral?

-“Te voy a hablar de una persona que está conmigo desde hace más de 23 años y es más, fue mi Suplente por 23 años, sigue siendo ahora mi empleada y persona de absoluta confianza: Daniela Tomaselli. Es mi hermana del alma, al verla es un ejemplo en lo registral siendo siempre correcta; y en lo personal es un ejemplo para mí y además es la tía postiza de mis hijos… que más te voy a decir Martín, es todo lo que puedo decir de Daniela y un gracias enorrrrrrme”.

“Marcela —finaliza ahora el entrevistador Martín Soto—, la verdad me reconforta haber charlado con vos, sabés, veo que sos una mujer muy transparente y derecha y menos mal que no me perdí de hacerte esta entrevista” —el halago a sus entrevistados es una marca registrada del reportero—. “Gracias y más allá de que hemos conversado mil veces vos como Encargada y yo como Suplente, estoy agradecido de haberte conocido”

“Algo que se lleva puesto no se extraña»

A poco de cumplir sus 50 años de servicio, y a un paso de su retiro…

El Sr. Juan José de la Sota, hoy con 73 años, es agente de la D.N.R.P.A desde “el 23 septiembre de 1968”, y para los próximos días “como mucho enero de 2018”, nos dice, espera ya encontrarse jubilado. Desde 1972 se desempeña en la Oficina de Informes (que depende de la Dirección Técnico Registral y Rudac del organismo) encontrándose actualmente a cargo de ella. Porteño de nacimiento y habiendo vivido toda su vida en el barrio de Liniers, tiene decidido trasladarse, luego de su retiro, a Santa Clara del Mar, 18 km al norte de Mar del Plata. “Ya vendí mi casa, compré y estoy acondicionando un chalet en esa ciudad”.

– Pero antes de que llegue ese momento contanos… ¿Cómo se desarrolló tu carrera dentro del organismo?

“Ingresé a la Oficina de ´Medidas Cautelares´ en el edificio que la Dnrpa ocupaba en ese momento en la Av. Córdoba 2008 de la Capital Federal”.

Viviste entonces la mudanza el actual edificio de la Avenida Corrientes…

– “Sí, lo recuerdo a la perfección, sucedió a fines de 1969. El edificio de Corrientes había sido desocupado hacía un año por la fábrica de fideos Matarazzo, y permanecía cerrado”. “¡Pero lo más grotesco fue nuestro ingreso al lugar! Tenía la llave un compañero nuestro llamado Ramón Martín (´el Chango´), y entre él y yo “ pecheamos” el portón (que tiene la misma cerradura que hoy en día) porque no lograba abrirse, y al hacerlo encontramos… ratas muertas y bolsas de fideos pegadas al piso por todos lados; inmediatamente volvimos a salir a la calle…” “Se abrió todo para ventilar y recién unos días después ingresamos los 50 (éramos exactamente 50) empleados de la D.N.R.P.A”

– ¿Quién se encontraba al frente del organismo en ese entonces?

– “La Dirección era conducida en ese momento por el Coronel Francisco Bertelloni, y yo comencé a trabajar en el primer piso de Corrientes (en ese momento sólo estaba habilitada la Planta Baja para el ingreso y el primer piso para los administrativos). Pero cuando ingresé en la avenida Córdoba el Director de la D.N.R.P.A. era el Cnel. Carlos Berrotarán (Ver un extracto la entrevista que nuestro director periodístico Alejandro Puga le realizara a este Director Nacional en 1992 bajo este Link): un día lo crucé sin saber quién era en el edificio… ´¿Está conforme con su trabajo?´ me preguntó. Y yo, creyendo era un gestor le digo ´Sí, pero yo tengo otra mentalidad, no nací para ser empleado público…´ ¡Por suerte nunca tuve ninguna consecuencia por esta frase! Jaja” “Ya en el edificio de Corrientes, yo me desempeñaba en ese primer piso con el Sr. Francisco Alonso como Jefe… ¡un loco! Cerró un día las puertas y ventanas para que ´valoráramos el aire que respirábamos´ y marcaba con tiza las patas de los escritorios para que no se movieran de su lugar…”

– ¿Y desde cuándo trabajás en tu actual Oficina de Informes?

– “Desde junio de 1972, cuando el Sr. Victor Manuel Acuña estaba a cargo de la misma. Siempre fue un lugar de mucho trabajo, ¡nunca me alcanzaron las 7 horas de trabajo en el organismo, y siempre me llevé trabajo a mi casa!”

Pero, en forma paralela a su desempeño público, Juan José nunca dejó de desempeñarse en el plano actoral “Aunque en la Dirección no comentaba esta actividad, en esa época desempeñarse en TV era casi un menosprecio”. Entre sus participaciones televisivas se destacan “La Familia Falcón” en Canal 13 en la década del ´60; “Silvia X de X”, protagonizada por Silvia Legrand en Canal 7 a fines de esa misma década; “El show de Leo y Lío” a fines de la década del ‘70 en Canal 11; “Atreverse” con Gerardo Romano en Canal 13 a principios de los ‘90, y participó también en el “Trámite del arbolito” en la “La Tuerca” en los ‘70 en Canal 13.

– Se te observa muy activo… ¿en Santa Clara qué actividad tenés planeado realizar?

Volver al teatro, al cine, a la televisión. Y si ello no es posible, generar mi propio emprendimiento actoral en el lugar”.

– ¿Creés que vas a extrañar el andar registral cotidiano, los compañeros de la Dnrpa, los avatares políticos por los que transitó el organismo?

– “No voy a extrañar. El Registro es —se emociona al decirlo— mi segunda casa, caso contrario no me hubiera quedado 50 años aquí. Recuerdo cada rincón del edificio, viví cada momento, todo estará grabado en mis retinas. Y algo que se lleva puesto no se extraña”.

Alejandro Puga