Tips para saber qué hacer en caso de que fallen los frenos

¿Alguna vez imaginaste qué ocurriría si, de repente, no pudieras detener el auto? Te acercamos algunos consejos para evitar un accidente.

Alguna vez imaginaste, al momento de manejar, qué ocurriría si fallaran los frenos? Uno piensa, imagina soluciones, recuerda consejos, pero cuando hay que actuar, todo se nubla. Intentaremos ayudarte a elaborar un plan de acción en caso de una situación de emergencia como lo es quedarse sin frenos:

La calma, nuestra mejor aliada. Una vez que adviertas la falencia en el sistema, no te desesperes, pensá primero. Es fácil decirlo y difícil hacerlo, pero con aplomo podremos resolver mejor. Lo ideal será reconocer el entorno, el tipo de camino, el clima y la velocidad a la que nos desplazamos y el estado del tránsito (no será igual en ruta que en la ciudad).

Freno de mano: ¿sí o no? El instinto afirma, las pruebas lo niegan. Existe una gran posibilidad de que resulte en un fatal error si conducimos a alta velocidad, ya que esto bloqueará las ruedas traseras y nos dejaría expuestos a un vuelco de campana.

Desaceleración y maniobrabilidad. Estos conceptos, si nos mantenemos serenos y con las manos bien firmes en el volante, serán los que determinen si salimos ilesos o no. Necesitamos que el vehículo pierda en forma autónoma su inercia, por la misma fricción con el viento y con el asfalto. Y en segundo lugar, la facultad de mover el auto en cualquier dirección, ya que si no lo podemos detener, al menos contaremos con la opción de esquivar obstáculos o desviarnos del camino principal, una posibilidad peligrosa porque también podría hacernos volcar.

La mejor opción. Derivado del ítem anterior, las mayores chances las tendremos si ponemos punto muerto o marcha neutra, según el tipo de caja, de manera tal que el rodado vaya perdiendo velocidad pero que también estén activos todos los controles y el volante. Es por esto último que no debemos apagar el propulsor, ya que es muy posible que bloquee el volante o la asistencia.

La Noticia Completa en: Parabrisas

El arreglo de un vehículo que estuvo sumergido puede costar más que comprar uno 0 Km

En Comodoro Rivadavia, un relevamiento de talleres electromecánicos, revela la demanda que tienen para reparar vehículos afectados por el temporal.

En este sentido, el propietario de Emaza, José Zárate, explicó que hasta la fecha han recibido diez autos en esa condición y que las roturas más comunes se encuentran en rodamientos, alternadores y el sistema de aire acondicionado.
Otros daños que presentan los vehículos son roturas más extremas como bielas dobladas o problemas en las conexiones eléctricas, donde es necesario desarmar todo el vehículo para detectar la falla.

En el taller de Zárate, varios automóviles se encuentran a un costado a la espera de que el equipo de trabajo los desarme para encontrar la falla. Uno de los últimos trabajos en que se ocupa José es un Citroën C4 al que el agua le llegó a la altura del espejo retrovisor. “Como es un auto muy bajo, el agua le pasó por arriba del motor y el filtro se le llenó de agua y es imposible que no le genere daño. En este caso, vamos a tener que sacar todo y limpiar sensor por sensor”, describió.

“Un trabajo de este tipo te lleva mucho tiempo y la gente tiene que saber que no sale 6 mil pesos o no hay tarifas sociales. A un auto nuevo si le entra el agua por lo menos tenés que tener entre 45 o 50 mil pesos en repuestos como mínimo y te conviene comprar un motor semiarmado. Es mil veces más barato”, graficó el propietario de Emza.

Juan Stancheff, quien tiene un taller en el barrio Mosconi, también sostuvo que los trabajos de los vehículos afectados por el temporal no son fáciles de cuantificar en materia de costos porque cada uno tiene una característica o daño en particular. “Yo no puedo decir: “dame 5 mil pesos y te lo arreglo” porque la persona que te dice eso te está estafando. La realidad es que el auto que se pasó de agua por encima de la rueda está muy comprometido y el arreglo final seguramente será más costoso que comprar uno nuevo”.

“Yo te lo puedo arreglar. El mecánico te lo puede desarmar, pero nunca va a quedar igual. A los dos meses vas a empezar a tener problemas y a fin de cuentas vas a gastar más plata que comprar un cero kilómetro. Es una desgracia pero es así. También hay que entender que no toda la gente tiene la posibilidad de comprar un auto al día siguiente y por eso se vuelca a las “tarifas sociales” pero debe saber que le está poniendo un parche a una herida profunda”, agregó.

La Noticia Completa en: ElPatagonico.com

Cuáles son los diez autos usados más vendidos

Por tercer mes consecutivo, la venta de vehículos usados creció y sostuvo una tendencia positiva. El top ten de los más comercializados según información de la Cámara del Comercio Automotor

El mercado automotor en Argentina es un nicho anti-inflación. En el almuerzo de fin del año pasado, Dante Álvarez, presidente de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina -Acara-, expresó algo que todos comparten: “El mercado argentino es increíble”. La guerra de precios, bonificaciones, financiación, estimulados por la crisis en Brasil, generó una discrepancia bestial: los 0 km llegaban a estar más baratos que los autos usados. De esta manera se produjo una pérdida en el valor real de los vehículos más viejos por escasez de demanda. Los particulares y las concesionarias no avalaron la baja de precios y las ventas se desplomaron.

Pero el fenómeno parece estar cambiando, otra vez, fluctuando en combate con la lógica. En 2016 se comercializaron 1.516.510 vehículos usados, una caída de 14,7% con relación a 2015, según informó la Cámara del Comercio Automotor -CCA-. “El mercado está enrarecido con precios de oferta del sector privado que no se condicen con la realidad. Somos los comerciantes los que aceptamos la realidad con pérdidas sustanciales en nuestros stocks”, explicaba, contemporáneo a la batalla perdida contra los patentamientos, Alberto Príncipe, presidente de la CCA. En el primer trimestre de 2017, se registraron 407.468 transacciones, lo que corresponde a un aumento del 11,52% en comparación con el mismo mes del año pasado (365.366 vehículos).

Desmenuzado: las ventas de autos usados en el tercer mes del año crecieron un 16,73% en detrimento de marzo de 2016 (151.128 contra 129.473 unidades). Aunque lejos todavía de las estadísticas extraordinarias de los 0 km con pronósticos de entrar al podio de los años más gloriosos para los nuevos patentamientos. Marzo para los cero kilómetro representó un incremento interanual del 36,4% con un registro de 76.745 vehículos en contraste con las 56.280 unidades matriculadas en el mismo mes del año pasado. Tal vez esta estadística, este preciado “brote verde” para el gobierno actual, se explique por un aumento en los valores oficiales por debajo de la mitad de la inflación.

La Noticia Completa en: Infobae.com