Ángela Sotomayor, la secretaria de Durand

Ángela Sotomayor

El lunes de la semana pasada falleció el escribano y abogado Mariano Durand, Director de la D.N.R.P.A desde 1984 hasta el año 2000 (Ver Aquí). A raíz de ello nos comunicamos con quien fuera una de sus secretarias de mayor confianza en la Oficina Privada del organismo, la Sra. Ángela Sotomayor, y le preguntamos…

  • A partir de 1983 te desempeñaste durante 13 años consecutivos como una de las secretarias del Dr. Durand en su oficina… ¿cómo fuiste elegida para esa tarea?
  • «Yo trabajaba en la oficina de Despacho en 1983 —ingresé a la Dirección Nacional en 1979—. Un día, hacia fines de ese año, apareció el Dr. Ricardo Radaelli -era el Subdirector – en mi Sector, me preguntó mi nombre y cual era mi tarea. Al día siguiente le dijo a mi jefa, la Sra. Ofelia Aspiroz, que me necesitaban para el conmutador de Privada. Y allí lo conocí al nuevo Director Dr. Mariano Alberto Durand. Durante unos meses mi función fue el conmutador y después pasé a colaborar con su secretaria en ese momento, que era la Sra. Raquel Facio, «Quela». Tiempo después ingresó la Sra. Amanda Angeleri de Risso… mi gran amiga de muchos años… También colaboraron con las tareas de la Oficina Privada María Elena Pendert, Karina Souto, Isabel Lazarte, Marta Camargo, Alejandra Yacuzzi, Estela Bernardi, Isolina Pendert, Ana Kazmer, Claudia Tarzibachi (Ver su saludo al Dr. Durand en nuestro Instagram), Adriana Camaño, Delfina Borda, Cristina Fernández y Mary Méndez… ¡perdón si me estoy olvidando de alguien!»
Ángela y Dr. Mariano Durand, durante una visita que hiciera al Director en su domicilio, en febrero de 2019
  • ¿Cómo recordás al Dr. Durand? ¿Cómo era su trato para con otros funcionarios y para con sus empleados?
  • «El Doctor era un ser humano que ayudó a muchos… siempre lo recordaré como el único jefe que me tuvo en cuenta… y eso que en los años posteriores tuve muchossss jefes que nunca pudieron compararse con él. Era generoso, respetuoso y perspicaz… muy conciliador, con mucha cintura política».
  • El Dr. Durand está sindicado como el mayor transformador del Sistema Registral desde que el mismo naciera en 1964… ¿llegaste a percibir ese espíritu innovador desde tu lugar de secretaria? ¿En qué lo veías reflejado?
  • «EL Dr. Durand cambió toda la Dirección Nacional. Gracias a él se celebró el Convenio Ley Nº 23.283 y Nº 23.412 y por ello se pudo contratar mucha gente… Antes en todo el organismo no llegábamos a 100 personas, y cuando se firmó el Convenio se comenzó a trabajar de otra manera, se informatizaron las cosas, se creó Infoauto… se firmaron convenios con las municipalidades y las provincias….. se transformó la Dirección Nacional… éramos una isla… así la llamábamos».
  • ¿Cómo era el “clima” que se vivía en esos años en el Despacho del Director?
  • Había un clima de trabajo intenso en la Oficina en esos años… el Dr. Enrique Del Canto, el Dr. Porfirio Carreras, el Dr. Carlos Coppini, el Dr. Eriberto De la Llave, el Sr. Eduardo Galeano, la Dra. Nilda Garré… todos ellos en diferentes etapas estuvieron colaborando en la Privada. Sabías a qué hora empezabas pero no tenías un horario fijo de salida. Éramos un grupo de mucho compañerismo… todavía nos juntamos las que trabajábamos en ese momento, cuando hace 20 años que no coincidimos en la misma oficina!»
  • ¿Continuaste trabajando como secretaria en la Oficina Privada hasta que el Dr. Mariano Durand dejó sus funciones?
  • «Ya antes que el Dr Durand se desvinculara, pasé al Ministerio de Justicia y al Departamento Control de Inscripciones, en el área de Subastados por expreso pedido de él. Después de finalizada mi tarea allí me trasladaron a Inspecciones, ya que por estructura era la coordinadora del Departamento. Así volví a la oficina donde la Jefa de ese entonces era la famosa Analía Celesia… muy temida por los empleados… Por supuesto no quedé en el sector porque era yo un ´estorbo´ y me enviaron a colaborar al Registro de Capital Federal N° 71, donde procesé trámites, entre otras tareas. Más adelante, en la otra etapa del Departamento de Inspecciones, los tuve como jefes al Dr. Marcelo Dellarossa, y a su segunda la Sra. Alejandra Beines —a quien yo ya conocía de la época en que he comentado de la Oficina Privada con el Dr, Durand—. Me desempeñé entonces en la oficina de viáticos del Departamento, donde estuve junto con mis compañeros Susana Paganelli, Susana Descalzo y Chiche Insúa. Éramos un grupo interesante».
    «En ese momento debo decir que no había un buen clima de trabajo, porque había gente que dividía a los grupos… o sea ´Divide y Reinarás´. Todo pasó, pero el tiempo pasado…..a veces no es el mejor».
  • Y actualmente, a más de 20 años de haber el Dr. Durand dejado el cargo, ¿dónde te desempeñas?
    «Sigo en el Departamento de Inspecciones. Después de Dellarossa y Beines tuve como Jefe al Lic. José Ricchini, al Cdor. Enzo Piva, y al Cdor. Justo Beyer. Éste último fue el único jefe de Inspecciones que tuvo en cuenta que los que trabajamos en la oficina nunca nos daban comisiones para salir a los Registros… y actualmente mi Jefe es el Sr. Rodolfo Weber».
  • ¿Cuál es la principal diferencia que encontrás entre la gestión del Dr. Durand (1984 al 2000) y las que le sucedieron? (Bardengo, Landau, Gallardo, Aballay, Walter y la actual de Doro Urquiza, por ejemplo?)
  • «El Dr. Durand sentó las bases del sistema registral y su conexión con los países limítrofes. O sea, los demás directores ya encontraron buena parte del camino transitado».
  • ¿Recordás alguna anécdota o episodio especial sobre el Dr. Durand que te guste compartir con los lectores?
  • «Recuerdo muy bien su despedida. Fue muy emocionante, aplaudido por todos los empleados. Una situación muy dolorosa que nunca había vivido en mis años de trabajo. Todos estábamos reunidos en la Planta Baja y aplaudíamos y victoreábamos su nombre, como un cantito de cancha. Nunca había vivido semejante sentimiento de pérdida…. ya que algunos directores se fueron y ni nos enteramos. Nunca lo olvidaremos, fue el gran impulsor de la Dirección Nacional».

Lic. Alejandro Puga

Todos sus artículos en Panorama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *