VTV: puntos grises en un sistema clave para la seguridad vial

La mirada del especialista Fabián Pons sobre las falencias de la revisión técnica que es ley desde 1996, pero que aún no se aplica en todo el país.

La RTO -también conocida como VTV- es una medida muy adecuada para garantizar el buen estado del parque automotor de una provincia o de la nación y de hecho se realiza en la mayoría de los países desarrollados del mundo.

Sin embargo hay muchas cuestiones grises alrededor de estos controles. En primer lugar está la falta de uniformidad de criterios sobre los “cómo” y los “cuándo” se debe hacer la RTO en las distintas jurisdicciones del país que la exigen. Para citar un caso, en la Ciudad de Buenos Aires debe hacerse por primera vez cuando el vehículo llegue a los tres años o haya recorrido 60.000 km (lo que ocurra primero), mientras que en la provincia de Buenos Aires se debe realizar a los dos años de haber salido a la calle sin que haya indicación respecto al kilometraje.

En segundo lugar se encuentra la laxitud con la que se realizan los controles en algunos de los talleres habilitados. De hecho hay muchos propietarios de vehículos que no están en buen estado que deciden ir a talleres muy lejanos a su domicilio, pero con la tranquilidad de que “ahí te la hacen fácil”.

En tercer lugar están las incoherencias administrativas y técnicas. Se supone que la RTO es el momento en el que se controla que los vehículos cumplan los requisitos mínimos administrativos y de seguridad para poder circular. Si es así, ¿por qué no se solicita la cobertura del seguro obligatorio, por ejemplo? o ¿por qué solo se le hace una simple observación a quien tiene vidrios polarizados en lugar de clasificarlo como “Condicional” y exigirle la inmediata quita de los mismos?. Demasiadas incoherencias en cantidad y calidad.

Leer la nota completa en: Clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.