El Registro en tiempos de Cuarentena

El Dr. Marcelo Gallo Sara es Encargado Titular del Registro Seccional Henderson, provincia de Buenos Aires, y participa en nuestra revista desde el año 2011.

Conocedores de su habilidad para imbricar la realidad cotidiana con las cuestiones registrales le propusimos pocos días atrás escribir un artículo sobre la reapertura de Registros posterior a la suspensión del servicio registral.

Y apenas 12 horas después de formulada la propuesta…. ¡nos acercó este hermoso texto para compartir con todos los lectores!

«El 20 de marzo de 2020 se detuvieron todas las actividades desarrolladas en el país, salvo las consideradas esenciales por el Poder Ejecutivo Nacional».

El Registro Seccional de Henderson, sobre la misma Avenida San Martín que transitara Claudio Paul Caniggia hasta sus 18 años

«Es así que, desde entonces, y hasta el reciente 22 de abril que reiniciamos la actividad, la gran familia registral vivió en carne propia –y de alguna manera aún vive- una experiencia que según los expertos en materia de salud, es la mejor arma que tenemos en Argentina, para hacer frente a la pandemia de Covid-19 que se desata sobre el planeta. El coronavirus, el ´enemigo invisible´ del que habló el Presidente».

«Han sido momentos para resguardarse, en protección nuestra y de nuestro personal. Momentos para cumplir como mejor se podía con las exigencias y compromisos asumidos en razón de nuestra función, en el marco de una situación excepcional. Tiempo de aislamiento social, preventivo y obligatorio, tiempo de cuarentena».

«Desde hace pocos días estamos nuevamente en actividad, aunque aún son muchos los sectores de la economía que permanecen sin habilitación para funcionar, a fin de preservar la salud de la ciudadanía».

«Las oficinas registrales cerradas durante más de un mes (objeto de deseo de quienes periódicamente proponen se instaure una suerte de ´feria registral´) han vuelto a abrir sus puertas, pero quienes las habitamos y quienes concurren a ellas, ya no somos los mismos».

«El par de personas con tapabocas haciendo fila en el exterior del Seccional, a prudente distancia uno del otro, poco tiene que ver con aquella pequeña tropa de mandatarios y usuarios madrugadores, que esperaban el horario de apertura para poder ingresar».

«Una vez adentro, son solo dos las personas que se encuentran a la vez en el sector de atención al público, de forma tal que ahora, hasta los espacios más ajustados, parecen superar tranquilamente la revisión de la Oficina de Locales».

«Obligatoria escala ante el alcohol en gel, previo a hacer uso del turno. Tapabocas y alcohol en gel, los productos más demandados en la cuarentena».

«Del otro lado del vidrio que separa el mostrador, los colaboradores del Encargado, también con su respectivo envase de alcohol, y, por lo menos, los consabidos tapabocas. Los papeles son revisados con atención, procurando el contacto mínimo e indispensable con los mismos. Sobre todo con aquellos provenientes de ´extraña jurisdicción”.

«De igual forma se examina, a ´sana distancia´, al circunstancial portador de dicha documentación».

«Está todo ok, llegó el momento de pagar. Quién habrá tocado estos billetes, ¿se podrán limpiar? ¿Y esta tarjeta? Ni bien se vaya, limpio con alcohol el terminal».

«Después, previo lavado de manos, y mientras cada uno chupa su mate por el espacio que el tapabocas permite, el equipo del seccional, ubicado a prudente distancia uno del otro, cae en la cuenta que no está funcionando la planta verificadora, que los escribanos no certifican firmas, que las concesionarias tienen sus salones de ventas cerrados, que el Banco hace problemas para tomar los pagos previstos para hoy, y que el correo que trae las esperadas cédulas, es demorado en el control del acceso a la localidad… Tiempo al tiempo, los distintos engranajes que componen nuestra actividad, ya van a funcionar normalmente; nos repetimos».

«Hay que comprar más lavandina y alcohol, para la desinfección del final del día ¿Alguien sabe dónde hay alcohol? Porque no se consigue».

De verdad, ya no somos los mismos, como casi nadie en el país y el mundo. Pero estamos otra vez en carrera, y eso es lo más importante.

Dr. Marcelo Gallo Sara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *