Proyectan duplicar el parque automotor a GNC

“Lineamientos para un Plan de Transición Energética al 2030”, el documento presentado por las autoridades gubernamentales con motivo de la cumbre mundial de cambio climático, establece nuevas pautas para el parque vehicular.

El proceso de transición energética implica un cambio estructural en los sistemas de abastecimiento y utilización de la energía, comienza afirmando el documento elaborado la Secretaría de Energía –dependiente del Ministerio de Economía de la Nación- con motivo de la cumbre mundial de cambio climático.

Asegura que Argentina plantea cumplir sus compromisos internacionales mediante un sendero de descarbonización de la matriz energética acorde a sus capacidades tecnológicas y productivas, considerando sus posibilidades macroeconómicas y su delicado contexto social.

En este sentido, se busca incrementar la producción y distribución de más energía limpia en emisiones de gases efecto invernadero de manera confiable, sostenible y asequible acompañando el crecimiento productivo y poblacional, promoviendo la eficiencia energética y afianzando los mecanismos de adaptación al cambio climático.

Bajo ese concepto, se proyecta que el parque automotor de autos y livianos a 2030 alcanzaría 385 automóviles cada mil habitantes, siendo actualmente de 301 cada mil habitantes (año 2018). Estos valores resultan en un parque automotor de aproximadamente 19,5 millones de vehículos sin tener en cuenta los moto vehículos.

Las autoridades esperan que en los próximos años se produzcan cambios en los tipos de combustibles que impulsen la movilidad, en función de las tendencias que ya comienzan a observarse a nivel mundial, las cuales apuntan a alternativas menos contaminantes que el uso de combustibles líquidos fósiles. Adicionalmente, se estima que la mayor disponibilidad de gas natural en Argentina impulse una mayor penetración del GNC vehicular, así como del GNL en vehículos pesados.

Al respecto, los escenarios de políticas activas proponen cambios estructurales, que establecen las siguientes estimaciones para el 2030:

  • El 20 por ciento de los vehículos nafteros contarán con tecnología flex.
  • 8 mil buses de corta distancia serán B100.
  • 400 buses de corta distancia eléctricos.
  • Corte efectivo de bioetanol: 14,8 por ciento (12 por ciento obligatorio).
  • Corte efectivo de biodiesel: 9,3 por ciento (5 por ciento obligatorio).
  • El 20 por ciento de las ventas de autos y livianos serán eléctricos.
  • El 50 por ciento de las ventas de buses de corta distancia serán a GNC.
  • El 45 por ciento de las ventas de vehículos pesados (excepto buses) serán propulsadas a GNL.
  • La participación de los vehículos (autos y livianos) a GNC se elevará al 27 por ciento (partiendo de un 12 por ciento en 2019).

A modo de síntesis, se espera que la demanda de combustibles en el sector se incremente un 29 por ciento entre 2019 y 2030 hasta alcanzar los 512 mil barriles equivalentes de petróleo equivalentes diarios en el escenario de políticas activas y los 502 mil barriles equivalentes diarios en el de políticas existentes.

Fuente: Surtidores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.