Consultorio vial: Vendí el auto: ¿por qué me siguen llegando las multas?

Multas

Suele suceder que una persona vende un vehículo, se desentiende del tema y tiempo después recibe infracciones en su domicilio, por más que el auto no estaba más en su poder. «No me corresponden, son del nuevo dueño», es la reacción automática ante la noticia; más aun si pasaron años desde la venta.

Sin embargo, cuando la persona tiene que renovar la licencia las multas siguen apareciendo: el problema no se resolvió. ¿Por qué puede suceder algo así? La respuesta es sencilla: porque el comprador no hizo la transferencia y entonces, para el Registro de la Propiedad Automotor, el titular anterior sigue siendo el propietario y todas las infracciones, como también el impuesto de patentes, continúan a su nombre.

La Transferencia

Un automotor es un bien registrable, por lo cual hay que tomar recaudos cuando se vende. Es indispensable hacer la transferencia, único medio eficiente para que cambie la titularidad. Lo aconsejable para cerciorase de que la transferencia se realice es que vendedor y comprador concurran juntos a la oficina del Registro Automotor en el que está radicado el vehículo y allí completen los formularios correspondientes, firmen y concluyan la operación. De esta forma, no habrá dudas.

También puede iniciarse el trámite de manera digital. Una vez cargados los datos, el Registro le enviará un correo electrónico al comprador para que las partes concluyan el trámite de manera presencial. Finalmente, para calcular cuánto hay que pagar para transferir hay que entrar en https://panoramaregistral.com.ar/servicios/estimador/

La Denuncia de Venta

Si la transferencia no se hace en el momento de la venta, ya sea porque el auto se deja en una agencia o porque se vende a un particular y se firma el Formulario 08 para que el comprador lo inscriba después a su nombre, la única herramienta que tiene el vendedor para cubrirse es hacer una Denuncia de Venta. En efecto, según surge de la normativa vigente, «hasta tanto se inscriba la transferencia el transmitente será civilmente responsable por los daños y perjuicios que se produzcan con el automotor». Es decir: si el comprador no hace la transferencia a su nombre, y se lo queda o lo revende, es como si la operación no se hubiera realizado y las infracciones le llegarán al dueño original.

La fecha de la Denuncia

La Denuncia de Venta exime de cualquier responsabilidad civil al vendedor y a la vez obliga al comprador a hacer la transferencia en un plazo de 30 días hábiles. Si no se completa la transferencia, la DNRPA dispondrá la prohibición de circular y el secuestro del rodado. Si bien esto último no suele ser operativo, lo importante es que con esta Denuncia de Venta el vendedor puede presentarse ante el Controlador de Faltas y solicitar que las multas sean redirigidas contra el comprador.

Fuente: Clarin.com

2 comentarios en “Consultorio vial: Vendí el auto: ¿por qué me siguen llegando las multas?”

  1. No siempre es así… hay MILES de casos en que las transferencias ESRAN hechas en tiempo y forma (incluso 2 transferencias) y le siguen llegando al primer titular PORQUE NO ACTUALIZAN las bases de datos.

  2. La respuesta a la pregunta ¿POR QUE ME SIGUEN LLEGANDO LAS MULTAS? NO ES porque el adquirente no hizo la transferencia porque aca hay que dejar bien en claro que no son los “autos” los infractores, son las PERSONAS las que cometen infracciones. Si yo circulo con un vehiculo y cometo una infraccion, la multa debe recaer sobre mi persona independientemente de que el vehiculo en que yo circulaba y cometi la infraccion sea mio o no.
    Considero que el error de estas arbitrariedades y perjuicios que se le causan a las personas es partir de la base de crear una presunción de responsabilidad al propietario del vehiculo (Art. 75, inc. c) Ley 24.449) cuando lo que se debería hacer es identificar a la persona que se presume cometio la infraccion, notificarla de la presunta infraccion y recién ahí labrarle el acta correspondiente. Al no identificar al infractor y presumir responsable al titular del vehiculo, lo estarían obligando a que demuestre un hecho negativo, debería demostrar que el no cometio la infraccion…..

    Parrafo aparte merece el Sugit, un sistema implementado por D.N que informa infracciones sobre “DOMINIOS” soslayando completamente quien o quienes han sido los infractores.
    Las multas son sanciones económicas que se les imponen a las personas por violar una norma de transito y esto se hace para que aprendan a no violarlas porque se constituyen actos peligrosos, es decir, la finalidad de la sanción económica seria evitar o disminuir la siniestralidad.
    Ahora, si el ESTADO le impone como requisito a un comprador solicitar un informe de infracciones donde la consulta se realiza sobre un dominio, ¿se estaría sancionando al auto para que no cometa mas infracciones? ¿Es el vehiculo el que debe aprender a no violar las normas de transito? Claramente no, son las PERSONAS LAS QUE DEBEN RESPETAR LAS MISMAS.
    Entonces, ¿por qué debería interesarle a una persona que adquiere un automotor saber si el mismo tiene o no multas de tránsito?
    me gustaría que me explicaran cual es la finalidad perseguida por el sistema Sugit creado por la Dirección Nacional dado que en base a lo razonado no debería exigirse este informe, ya que como las multas son exclusivas de las personas que cometen las infracciones, el pedido de este informe no tiene sentido ya que a un comprador no tiene porque importarle si el titular está lleno de multas.
    Si el comprador tuviera que pagar las multas del verdadero infractor (titular), este último no va a aprender jamás a respetar una norma de transito desvirtuándose por completo el verdadero objetivo de la sanción económica para transformarse en un mero sistema recaudatorio que poco le importa disminuir la siniestralidad.
    Con este tipo de noticias, lo único que se hace es confundir a la gente siéndoles funcionales a un sistema que esta perfectamente diseñado para recaudar y para que el ciudadano elija pagar antes que contratar un abogado que pueda defenderlo de un sistema extorsivo impuesto por el Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *