¿Cómo son los automóviles solares?

 automóviles solares

Es común decir que antes de Copérnico (célebre astrónomo polaco, 1473-1543) la Tierra era considerada como el centro de todo, pero esta creencia no se sostiene bajo una cuidadosa inspección. Desde los tiempos más primitivos, el sol era tratado como una deidad; el donador y sustentador de la vida.

Tal apreciación es fácilmente comprensible; el sol sigue siendo la fuente de la mayor parte de nuestra visión, todos nuestros alimentos y fibras, y prácticamente toda la energía que usamos. Sin el sol no habría calor, ni atracción gravitacional, ni un centro para mantener unido el sistema de planetas.

La célula solar de silicio fue usada por primera vez por los laboratorios Bell de los Estados Unidos a principios de los años cincuenta. Fueron milagros de buena fe, simplemente se colocaban al sol y convertían sus rayos directamente en electricidad, que podían alimentar a un dispositivo pequeño que consumía poca potencia.

Las modernas células solares son de silicio semiconductor ultrapuro, costoso (por ahora) de fabricar.

Aplicación en los automóviles

Hay varios modelos de diversas marcas como Toyota, Audi, Mercedes-Benz, Karma, Kia, Ford, Volkswagen y otras que tienen un segmento del techo elaborado con un panel de células solares de silicio conectadas en serie y después en paralelo y con un encapsulado de policarbonato, para proporcionarle rigidez.

Precisamente en el Karma Revero de 2020, un híbrido súper deportivo de altas prestaciones, todo su techo es un un gran panel solar que genera 200 Watts de potencia a pleno sol. Se genera una corriente eléctrica que alimenta al sistema de ventilación del automóvil, incluso estando  detenido con el motor térmico sin funcionar.

Fuente: Parabrisas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *