La Verificación Física para el trámite de Reempadronamiento de Motovehículos

La Dra. Mónica Sticconi es especialista en Derecho Administrativo. Se desempeña como abogada en su estudio jurídico; y como docente en Cursos de Capacitación de Mandatarios.

Mientras realiza los últimos ajustes para la Conferencia Zoom que brindará el próximo viernes 4 de marzo junto al Dr. Eduardo Mascheroni (Ver Aquí) nos presenta hoy su último artículo, relativo a diversas alternativas de Verificación que se presentan frente a la inscripción de motovehículos usados —tema que será abordado y resignificado desde la perspectiva de su colega durante esa charla—.

Leemos hoy a Mónica:

“La Disposición D.N. Nº 157/2021 inició un período de seis meses durante el cual el organismo de aplicación DNRPA permite a los usuarios que inscriban inicialmente ante los Registros Seccionales aquellos motovehículos usados que nunca han sido inscriptos registralmente por carecer de la documentación indispensable para ello”.

“Entre otros requisitos que establece la citada normativa, la Verificación Física del motovehículo es un trámite previo que resulta obligatorio. En consecuencia, se establece que deberá presentarse, en todos los casos, Verificación Física especial, mediante el uso de la ST 12 o en la misma ST 05, en la que la autoridad verificadora deberá dejar constancia expresa, del año de fabricación y la cilindrada o potencia en watts, con más tres (3) fotografías visadas por dicha autoridad (Arts. 2 inciso 3) y 3 inciso 2)”.

“Dicho esto, el primer interrogante que surge es: ¿Cómo proceder a verificar un motovehículo que no cuenta con documentación alguna? Y la respuesta a ello es que la autoridad registral podrá extender los permisos de circulación y/o autorizaciones para verificar sin documentación, solicitado por el usuario. Debemos remitirnos aquí al Digesto de Normas Técnico Registrales en el Título II, Capítulo XVI, Sección 10º, Artículo 2º, norma que expresa que el Encargado del Registro Seccional con competencia en motovehículos con jurisdicción según el domicilio del peticionario de esta inscripción inicial especial, puede expedir estos permisos de circulación exclusivamente para Verificación Física en la planta habilitada, los que son gratuitos, extendiéndose en la ST 12 (y debe interpretarse que también podrían otorgarlo en la ST 05 si ella será utilizada para la verificación especial de este régimen), y tienen una vigencia de siete (7) días hábiles. Esto mismo ha sido aclarado por la Dirección Nacional mediante la Circular DN Nº 19/2021 (segundo párrafo). Ahora bien, debe prestarse atención ya que el Digesto, al regular la expedición de estos permisos de circulación, requiere la “presentación” del trámite señalando la norma expresamente: ´Estos permisos se otorgarán gratuitamente, previa presentación de la documentación apta y suficiente para la inscripción inicial …”

“Una vez presentado el trámite registral, la norma pone como deber del Encargado del Seccional, la obligación de controlar en primer lugar” que el año de fabricación “verificado” coincida con el año expresado en el dígito correspondiente del código VIN de la unidad“.

“Y aquí es dable recordar que “VIN” (Vehicle Identification Numer) es el código internacional que identifica a una de las partes esenciales de un rodado, situado -en este caso que analizamos- en el cuadro del motovehículo. El código VIN está compuesto de tres partes: 1) WMI conformado por los tres primeros dígitos, que identifica al país de origen o procedencia del vehículo; 2) VDS conformado por los siguientes seis dígitos que recopilan información del propio vehículo (tipo de motor, combustible, y otros factores); y 3) VIS conformado por los ocho caracteres siguientes, que indican en qué año se fabricó el rodado, fabricante, línea de producción. En este sentido entonces, el Encargado del Registro deberá comprobar que el año de fabricación verificado por la autoridad policial coincida con el Décimo carácter del Código VIN, y ello surge del Decreto Nº 779/95, Anexo 1º, Título V, Artículo 33 inciso e) Punto 3, apartado e) que dice “Para todos los fines previstos en el punto 3, el décimo dígito del VIN (número de identificación del vehículo) que prevé la norma ISO 3779 está reservado para la identificación del año-modelo.”

“La Circular DN Nº 19/21 justamente le advierte a los Registradores sobre este control a llevar a cabo, aclarando que pueden efectuar esta verificación del código VIN/año de fabricación mediante la compulsa con el Cuadro que contiene la Norma ISO 3779, y que en dicho cuadro no se encontrará las letras “I” (i latina mayúscula) u “O”, “por lo que cualquier carácter que tenga una similar grafía debe leerse como número UNO (1) o CERO (0) según corresponda.” Debe ampliarse que tampoco el mencionado cuadro ISO 3779 contiene las letras “Q”, “Ñ” y “U” en la identificación de los años de fabricación”.

“Para aquellos casos en que un motovehículo no contare con código VIN, el Registrador debe tener por año de fabricación el que hubiere constatado la autoridad verificadora. Reiteramos y recordamos nuevamente aquí, que el acto de verificación debe necesariamente expresar el año de fabricación del motovehículo”.

“Por último, vale resaltar un tema relacionado al trámite registral que estamos analizando cual es el de la necesidad de obtener la Certificación de Seguridad Vehicular. La Disposición D.N. N° 157/21 (Art. 2 inciso 5) estableció que para aquellos motovehículos fabricados o importados hasta el 31/12/2009, que no contaren con un Certificado de Origen (Certificado de Fabricación o Importación), o cuando este Certificado de origen sea posterior al año 2002 y no surja de él la Licencia de Configuración de Modelo (LCM), deberá exigirse la CVS”.

“A su vez, la Circular D.N. Nº 19/21 vino a advertir a los Encargados que, para aquellos motovehículos fabricados o importados hasta el 31/12/2009 que no cuenten con Certificado de Origen pero que fehacientemente se constate que han sido fabricados antes del año 2002 según el dígito correspondiente al código VIN, no debe exigirse la presentación de la Certificación de Seguridad Vehicular”.

Dra. Mónica Sticconi

Todos sus artículos en Panorama

El Fallo “Coronel”

Mónica Sticconi

La Dra. Mónica Sticconi es especialista en Derecho Administrativo. Se desempeña como abogada en su estudio jurídico; y como docente en Cursos de Capacitación de Mandatarios.

En el día de hoy nos presenta un nuevo artículo, sobre el más que nunca vigente tema de la muerte del Titular Registral antes de la firma del Comprador en 08. Otro decidida oposición a la postura que han comenzado a adoptar jueces de diversas jurisdicciones (Ver Aquí un caso similar publicado días atrás por el Dr. Eduardo Mascheroni).

La leemos:

Caso: Un titular registral de un automotor —José Martín Coronel—, vende a una mujer –María Ester García- su vehículo, expidiéndole la correspondiente ST 08, con su firma certificada. Posteriormente a este acto, fallece el titular vendedor el 08/01/2019. La compradora, en forma posterior al deceso –el 20/02/2019- se presenta ante el Registro Seccional correspondiente y le transfiere normalmente el rodado a su nombre. Los hijos del titular fallecido (herederos), inician entonces acción contra el Registro Automotor pretendiendo la nulidad de la transferencia a favor de García”.

Sentencia del Caso: Se ordena la nulidad de la transferencia“.

Fundamentos de la Sentencia: Refiere a que el fallecimiento del titular hace adquirir inmediatamente la “calidad de herederos” (pero no adquieren el “dominio”), sin formalidad alguna. Asimismo, fundan la “caducidad de la oferta de venta” en el Art. 976 del CCCN, así como también en el T. I, Cap. I, Secc. 1º, Art. 9 del Digesto que menciona que la solicitud tipo firmada exclusivamente por el vendedor instrumenta una oferta de venta”.

Mis opiniones e interrogantes: En esta sentencia, entiendo, no se le ha dado participación alguna a la compradora (por lo que se vislumbra de su texto), o bien no se ha atendido su posición; ni se han analizado diversas circunstancias de hecho y de derecho”.

“Un contrato de compraventa automotor (boleto) implica que el vendedor “se obliga a transferir el dominio” (Art. 1123 CCCN), también se obliga a poner a disposición los instrumentos requeridos y a prestar colaboración para que dicha obligación se ejecute (Art. 1137 CCCN) y el adquirente “se obliga a pagar el precio” (Art. 1123 CCCN). En este sentido, si el comprador pagó el precio –recibiéndolo el vendedor en vida- que surge de la negociación, es evidente que la oferta de venta ha sido “aceptada”. De igual manera, la entrega del formulario 08 indispensable para la transferencia (Art. 1137 CCCN y Art. 13 RJA) demuestra la ejecución de un Contrato de Venta “cerrado” y “aceptado”. No existe en la cotidianeidad de las negociaciones, ni en los usos y costumbres, una persona que entregue una Solicitud Tipo 08 firmada y con su firma certificada sin haber percibido el precio, entendiendo que solo quiere “ofrecer en venta”. Y esto, en forma evidente, parece ser desconocido por los sentenciantes”.

“Sumado a lo dicho, parece olvidarse el análisis integral de lo que resulta ser verdaderamente una “oferta de venta” y las modalidades de su “aceptación”. Cabe advertir que la aceptación de una oferta de venta automotor, puede ser “expresa” o “tácita” mediante una declaración o también mediante “Actos” (Art. 979 CCCN) y en casi ninguna de las sentencias de este estilo se hace un correcto análisis del acto de aceptación de la oferta. Y esto es grave, porque solo se aferran al Art. 976 CCCN, o al Digesto de Normas Técnico Registrales (Art. 9) olvidando tantas otras normas. Ejemplo de ello es la Ley de Defensa del Consumidor, aplicable en los casos de venta de automotores por comerciantes, entre otras de superior jerarquía al Art. 9 del D.N.T.R”.

“En definitiva, lo que están postulando estos fallos es que la aceptación de la oferta de venta de un automotor… ¡solo y únicamente puede hacerse en forma expresa y mediante la firma del comprador en el 08! Y esto desconoce y violenta muchas otras normas jurídicas, tanto del mismo Código Civil y Comercial, como otras normas (LDC), e incluso el Régimen Especial Decreto Ley 6582/58 (Arts. 1º, 13, 14, 15, etc). Y sin dudas, importa violentar el derecho de propiedad de miles de compradores de automotores que, por no transferir en forma inmediata (cuya sanción debiera ser solamente el pago de un arancel por mora o la posibilidad de revocación de la autorización para circular Art. 27 RJA) o aún haciéndolo según el plazo que le otorga la ley, ven vulnerados sus derechos habiendo abonado los precios de venta”.

“Estos decisorios, además, colaboran con el fomento de delitos (firmas apócrifas) y olvidan del carácter abstracto de la registración automotor, al obligar a los Encargados a inmiscuirse en los “negocios” ocurridos por fuera del Registro Seccional. Sería preferible que si se pretende una modificación del sistema, lo sea en debida forma, a través de la sanción de las pertinentes normas jurídicas”.

Dra. Mónica Sticconi

Todos sus artículos en Panorama