Perfil Bajo

“Digesto de Costumbres Registrales Tomo II”, Compilación

Roberto Echenagucía —ese Encargado atormentado por la realidad registral— sufrió las consecuencias de algunos días negros.

Por culpa de unas polleras perdió su amistad con el encumbrado miembro de la AAERPA que aplaudió su nombramiento y la vida disipada que llevó al separarse de su mujer provocó que firmara dos transferencias de automotores embargados en total estado de ebriedad.

Así fue como se fueron sumando errores, y todo acabó con una inspección maldita (esta vez, el enviado por la Dirección Nacional no sufría ningún tipo de trastorno). Le encontraron desajustes registrales, depósitos fuera de término, mala atención al público y un nefasto estado higiénico de su oficina.

Todo sucedió en una semana, pero el sumario no supo escuchar excusas. Roberto Etchenagucía perdió su puesto, y ahora deambula por las calles de Posadas sin comprender su entorno. Es que al alejamiento de su mujer y a la pérdida de sus ingresos registrales se sumaron otros hechos, no menos importantes.

Norberto, el empleado de Caja que elogiaba hasta sus comentarios ajedrecísticos, ahora lo humilla en el barrio y dice que Etchenagucía no puede jugar siquiera a la escoba de quince. Estela —una empleada de Rentas que acostumbraba a mostrar sus piernas— suele pasear por la capital misionera siempre con pantalones holgados. Aníbal le reclama los aportes jubilatorios, Alfredo —un empleado que había cambiado su rumbo político para ser nombrado Encargado Suplente— volvió a militar en el Partido Comunista y Florencia no intentó ninguna merienda de reconciliación más.

Si hasta el mozo del bar más cercano a su Registro —que festejaba el chiste de Roberto de acercarle «Solicitudes Tipo» para formular los pedidos— lo mira con lástima y el vendedor de muebles usados rechazó con una risotada el «Contrato de Leasing» que Roberto preparó muy seriamente por un viejo armario.

Aunque nadie lo sostenga, Roberto Etchenagucía está preparando su retorno: sabe que la suerte puede cambiar, y está imaginando una venganza terrible para con los ingratos.

Alejandro Puga

Revista “Ámbito Registral” Nº 7, Mayo de 1998

Digesto de Costumbres Registrales – Tomo II

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *