Los secretos de la automotriz más exclusiva del mundo

Automotriz italiana

El año 1999 fue uno muy particular, no solo por tratarse el último del milenio pasado. Ocurrieron hechos de todo tipo como cuando en enero buena parte de Europa comenzó a utilizar el euro como moneda única; más tarde Michael Jordan dejaba la NBA; o en Holanda se emitía por primera vez un programa televisivo llamado Gran Hermano. Claro que en la Argentina también ocurrieron hechos importantes, como el despiste del Boeing 737 de Lapa en el Aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires o la asunción de Fernando De La Rua como presidente de la Nación tras 10 años de mandato de Carlos Menem.

Sin embargo, hubo un hecho que fue sigiloso y que podía ubicarse entre la Argentina y el mundo, dado que tuvo a un argentino como protagonista. Nació en Casilda, el 10 de noviembre de 1955, y desde joven había migrado a Europa para construir autos del más alto nivel. El hecho en cuestión se produjo en Ginebra, Suiza, el 9 de septiembre de ese último año del segundo milenio. El lugar concreto, el Salón del Automóvil, donde Pagani Automobili presentaba su primera joya: el Zonda C12. Por sus primeros 20 años de vida, nada mejor que ir hasta Italia, más precisamente a San Cesario Sul Panaro, Módena, para conocer su historia y entender por qué los Pagani son los autos más deseados del mundo.

La “terra dei motori”

Así se conoce a la región del norte italiano en donde se encuentran las fábricas de las firmas productoras de algunos de los superdeportivos más destacados del planeta. En Sant´Agata Bolognese se ubica la factoría de Lamborghini; en Maranello, Ferrari; en Modena, Maserati; en Borgo Panigale, la fabricante de motos Ducati; y en Faenza, la casa de la Scuderia Toro Rosso de Fórmula Uno.
San Cesario Sul Panaro es un pequeñísimo pueblo de la región de Módena, en la provincia de Emilia-Romagna, en Italia. No llega a los 7000 habitantes, pero tiene una fábrica que es una perla dentro del mundo automotor: Pagani Automobili. Para llegar a ella, lo más común es hacerlo desde Módena, lugar plagado de reseñas que invitan a conocer la fábrica y museo Ferrari.

Continuar leyendo: Cronista.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *