Interiores de buses urbanos: perspectiva inclusiva

En el medio periodístico “Motor1” podemos ver un artículo redactado por Carlos Alfredo Pereyra, Profesor de Ergonomía en la FADU, UADE e ITM, explicando a continuación el interesante proyecto final presentado por sus alumnos sobre la inclusión en el transporte:

“El Segundo Cuatrimestre de la universidad llegó a su fin, y un nuevo curso de la materia ‘Diseño y Ergonomía’ que se dicta en la Universidad Argentina de la Empresa, UADE, ha culminado con su entrega final de trabajo práctico. Allá por agosto visitamos la concesionaria oficial Scania, Baisur Motors, junto a los estudiantes de las carreras de Diseño Industrial y Diseño de Interiores (las cuales coinciden en esta asignatura) que suelen adentrarse sobre los espacios públicos de trabajo, hábitat y transporte”.

Gracias a las gestiones de Scania Argentina pudimos estar toda una tarde en la concesionaria con un grupo seleccionado de estudiantes, para recibir de primera mano el concepto de producto de la marca a través de sus camiones y buses. Estos ejercicios suelen incursionar en el estudio y medición de los hábitats o espacios poco conocidos o poco observados, brindándoles a los jóvenes una perspectiva antropométrica inclusiva hacia todo tipo de personas que puedan abordar estos vehículos. Sean como conductores, como técnicos de mantenimiento, o como pasajeros. En todos los casos el producto automotriz debe brindar seguridad operativa, confort de marcha y de habitabilidad, así como también una experiencia a bordo”.

“Ahora el desafío era integrar a quienes cursan ambas carreras en un proyecto en común. Es estimulante poder trabajar con el conocimiento de aquellos que suelen proyectar piezas y componentes de interior, junto a quienes estudian las soluciones de habitar espacios, en este caso industriales y colectivos, a partir del uso del espacio y de las percepciones sensoriales”

Las premisas se basan en tomar una unidad carrozada actual y comprobar los alcances de la ley de mobilidad reducida del año 1997, aún vigentes en estos buses que circulan por la ciudad de Buenos Aires. Estos deben contar con motor trasero, suspensión neumática, caja automática y ser superbajos, para que ingresar a ellos solo suponga sortear un leve desnivel”.

El ancho de los accesos, su altura, las restricciones a la circulación, la renovación de aire y su climatización (bajo constante atención desde la crisis del Covid), el tipo y modelo de asientos (pasajeros y conductor) el espacio para pasajeros parados y semiparados, además del tratamiento de los suelos suelen ser las variables de diseño donde se aplican criterios, materiales, o tendencias. Verlo como pasajero y no prestarle atención es una cosa; analizarlo como futuro profesional proyectual es otra, y de esa gimnasia va la cosa”.

“Al transcurrir el tiempo, los estudiantes van respondiendo con sus maquetas de estudio y la comprensión de la globalidad del espacio colectivo se corporiza. Se plantean nuevas distribuciones y circulación a bordo, dentro de los límites que plantea el “package” y las reglamentaciones”.

La escala humana es el patrón para todas las medidas de interiores y exteriores: en proporción a la talla y a la escala humana van apareciendo o depurándose los productos que nos transportan. Entendemos que este ‘package’ ofrece limitaciones a las necesidades actuales de nuestros pasajeros. El ejercicio proyectual de este estudio ergonómico no se enfoca en eso, sino en la comprensión por parte de los estudiantes de los limitados ingredientes que existen para resolver situaciones de transporte colectivo.

“Los estudiantes proponen diversas disposiciones de butacas, ejercitándose con el concepto de producción seriada y modular, para configurar espacios de circulación y distribución restringida para pasajeros”.

“Dedicados a su cometido, los estudiantes de la UADE han demostrado un enfoque objetivo a la comprensión y resolución a la problemática que plantea el diseño y la producción de unidades de transporte público”

“A juzgar por el material que aquí exponemos hoy, nos podemos dar por muy satisfechos. Ya que empleando soluciones clásicas y respuestas que se ciñen a los actuales reglamentos o tipologías constructivas de nuestra industria carrocera, hemos comprobado el grado de comprensión y compromiso de estos estudiantes. Sus propuestas han sido verdaderamente inclusivas; término que nosotros empleamos desde mucho antes (34 años) que se transforme en una declamación, y en una perversa deformación de la lengua. A los hechos nos remitimos”.

Aquí pueden ver la galería de imágenes completa.

Fuente: Motor1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.