La acción de reivindicación respecto de bienes muebles registrales

Todos sus artículos

La Dra. María Jimena Lennard es abogada de la Oficina de Oficios Judiciales de la D.N.R.P.A. En la última entrega de Panorama antes de comenzar nuestro receso invernal, un análisis referido a la acción de reivindicación sobre automotores.

“La acción de reivindicación, nace del dominio que cada uno tiene de cosas particulares, por la cual el propietario que ha perdido la posesión, la reclama y la reivindica, contra aquel que se encuentra en posesión de ella”.

“El legislador ha previsto varias hipótesis respecto de las cuales se puede ejercer esta acción. Esto es, que si quien lo adquirió e inscribió, lo hizo de buena o mala fe”.

“El Régimen Jurídico Automotor Decreto No 1194/97, en su artículo 2o y subsiguientes, trata la acción de reivindicación, expresando ´La inscripción de buena fe de un automotor en el registro, confiere al titular de la misma la propiedad del vehículo y el poder de repeler cualquier acción de reivindicación”.

“Consecuentemente, el que de buena fe ha adquirido onerosamente, debe ser protegido por la ley pudiendo de esta manera repeler la reivindicación. Aunque de ello resulte un perjuicio del propietario, que ya no podrá ejercer la acción, debiendo dirigirse a quien vendió indebidamente, ya sea por la vía civil o penal”.

“Otro supuesto refiere a quien haya sido privado de un automotor por acto ilícito, puede recuperarlo de quien lo posea, ejerciendo la acción de reivindicación. El artículo 3o de dicho decreto establece ´quien hubiese sido hurtado o robado, el propietario podrá reivindicarlo contra quien lo tuviese inscripto a su nombre, debiendo resarcirlo de lo que hubiese abonado si la inscripción fuera de buena fe”.

“Continuando con el mismo criterio, el Código Civil de la Nación enuncia cuales son los objetos no reivindicables en materia de automotores en el artículo 2254”

Acceso a la edición impresa

“No son reivindicables los automotores inscriptos de buena fe, a menos que sean hurtados o robados. Tampoco son reivindicables los automotores hurtados o robados inscriptos y poseídos de buena fe durante dos años, siempre que exista identidad entre el asiento registral y los códigos de identificación estampados en chasis y motor del vehículo.”

“En conclusión la referida acción reconoce y protege el derecho constitucional del artículo 17 de la Constitución Nacional el cual versa que ´La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley´, y quien pretenda ejercerla deberá hacer un análisis conjunto, del nuevo Código Civil y Comercial y las normas particulares del derecho registral automotor”.

Dra. María Jimena Lennard

2 comentarios en “La acción de reivindicación respecto de bienes muebles registrales”

  1. En este caso, hay una laguna jurídica en el artículo 1.895 CC, visto que quien invoca el derecho real debe tener el vehículo inscripto en el registro correspondiente a su nombre, y para la buena fé, debe tener la posición dos años o más, y los dígitos identificatorio deben ser coincidentes. Ahora bien, lo que el legislador olvidó, que esos dígitos también deben ser originales… Porque un vehículo secuestrado conforme al artículo 289 inc. 3ro. CPA, sus dígitos son apócrifos, pero si coincidentes con la documental, y en el caso de no revelar la numeración original mediante cualquiera de las técnicas de revenido… El poseedor puede igual reivindicar por prescripción adquisitiva, un automotor de procedencia ilícita, pero de pertenencia incierta. Los peritos terminamos haciendo de gestores de legalidad (blanqueo), visto que seguramente se le asignarán los RPA correspondiente, y la inscripción registral pertinente.

  2. La Registración de Automotores tiene carácter constitutivo, tal como usted dice y por ello se debe inscribir el bien, para que nazca el derecho real. “La transmisión del dominio de los automotores deberá formalizarse por instrumento público o privado y sólo producirá efectos entre las partes y con relación a terceros desde la fecha de su inscripción en el Registro de propiedad del automotor”.
    Por otro lado, el poseedor de un vehículo cuyos dígitos son apócrifos, pero coincidentes con la documental y en el caso de que luego del procedimiento de revenido no surja la numeración original, el criterio de la administración, es que el bien deberá pasar el erario público. La razón de ello es que, si por parte del Estado Nacional, se diera luz verde a la inscripción de un bien que ha sido adulterado, se estaría beneficiando a la organización criminal que está detrás de la maniobra, más allá que el adquirente haya sido de buena fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *