¿España se disuelve?

El Dr. Juan Carlos Pacífico es Encargado Titular del Registro de Pergamino N° 2 y colabora en nuestra revista desde hace diez años. Es quien nos aleja de los avatares registrales cotidianos, con sus escritos de ficción, con la presentación de una saga seriada dominical en nuestra Web, y ahora con su aproximación a la problemática española, publicada en nuestro N° 39. Al entregarnos este artículo nos dice que “me declaro un hispanista convencido, lo único que poseemos, verdaderamente, es nuestra lengua, nuestro idioma; mucho le debemos a España”. Vaya aquí entonces el abordaje.

“Son tiempos muy especiales para España, por primera vez desde la unificación de los reinos bajo el ropaje jurídico de una república -que azarosamente transcurrió el siglo pasado con una malsana guerra civil que diezmó al pueblo y alzó, con dureza inédita, a Franco como el gran ganador que, hasta su muerte, unió a rajatabla a las naciones que habitan bajo la bandera española- hay una posibilidad concreta que Cataluña se independice y que luego las otras autonomías copien el camino. Los catalanes y los vascos, desde siempre han tenido pretensiones secesionistas y su obrar político siempre ha ido en ese sentido: independizarse de España y conformar dos naciones independientes. Los vascos trataron de hacerlo a través del ETA, hoy la situación está más controlada y aunque subsisten en la resistencia más profunda del pueblo esa idea de independencia, políticamente la cuestión está zanjada y no se advierten coletazos de ese ideario que perturben la tensa calma hoy reinante. Sin embargo los catalanes han atropellado, políticamente hablando, la estructura de la república y acudiendo a cuanto subterfugios otorga la Constitución Española han promulgado desde su Poder Legislativo la necesidad de caminar los pasos definitivos para la independencia. 

Dibujo: Walter Pacenza

Nada los ha detenido, nada los ha convencido, Cataluña, aludiendo a su pasado histórico, a esa raíz genitiva de su ser más profundo alude con total naturaleza que siempre fue un pueblo distinto de la actual España y que el interregno que los encuentra unidos obedeció a circunstancia fácticas hoy extinguidas . ¿Será Cataluña una nación soberana, independizándose de España? Esa es la gran pregunta que todos se hacen; pero en el fondo lo que está emergiendo es la fragmentación de una España en base a la aparición de un atavismo que implica reconocer que los pueblos que conforman la unidad política española son anteriores a ella y en función de eso la independencia es la salida. Serán muchos los escollos que los catalanes deberán pasar, el principal: la comunidad europea sólo permite el ingreso de nuevas naciones con el voto unánime

Acceso directo a la Edición impresa

de sus miembros, ello implicaría la salida del Euro con consecuencias impredecibles para su economía, el futbol también estará condicionado por que el equipo de Barcelona y el Español no podrán seguir participando de la Liga Española; en fin hay un sinnúmero de problemas que emergerán y que, al estar en presencia de una novedosa circunstancia carecen de un antecedente que pueda amortiguar los efectos negativos de esa escisión. Para nosotros los argentinos que hemos visto como bajaban de los barcos los gallegos, andaluces, catalanes, asturianos, vascos, extremeños, valencianos y demás; el mote de “gallegos” los unificaba y así está impreso en nuestra mente; no es así allá. Mientras tanto el poder central ha reaccionado, jurídicamente hablando, e interponiendo un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional por cuanto, entiende, que ese pedido de independencia ataca la Constitución Española que tiene en letras de oro la unificación del mapa de esa España tal como lo vemos hoy. España vive horas tensas, dramáticas. Rememorando la disolución de Yugoslavia y la catástrofe que ello significó. España tiembla”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *