El mítico Rastrojero vuelve a fabricarse en la provincia de Santa Fe

Será una nueva versión de la camioneta con un motor eléctrico de origen japonés, de bajo costo y con una gran capacidad de carga.

“Estamos trabajando desde hace seis años, es inevitable, no hay marcha atrás: ya se está desarrollando el diseño del chasis del nuevo Rastrojero. La idea es fabricar esta camioneta en una planta del cordón industrial”, afirmó Carlos Ptaschne, el impulsor del proyecto.

El empresario, oriundo de la localidad bonaerense de Los Cardales, señaló que los primeros cálculos estructurales del “Rastrojero Eléctrico Amperion” se hicieron en Europa “con varios ingenieros argentinos trabajando en el proyecto”.

Detrás de este proyecto que reaviva la leyenda de la camioneta más vendida en el país en los años 70, “hay un grupo de pequeñas y medianas empresas de capitales argentinos“, comentó.

Ptaschne precisó que “este Rastrojero tiene el mismo objetivo con el que fue creado hace más de 66 años: la economía

Fuente: www.unosantafe.com.ar

Industria automotriz: advierten que podría crecer el déficit comercial

Sin embargo, la producción se mantendría en alza, según un informe privado

En los últimos dos años,la producción automotriz cayó un 10% y las ventas en el mercado interno crecieron 40%, con una baja de 15 puntos en la participación de vehículos nacionales en el mercado local, aseguró Ecolatina.

Respecto al acuerdo de complementariedad automotriz entre Argentina y Brasil para mantener una proporción de importaciones y exportaciones, aseguró que “no parece haber posibilidades de que se cumpla”.

“Para lograrlo, nuestras exportaciones deberían crecer 50% o bien las importaciones reducirse 35%, de mantenerse la otra variable estable”, agregó.

Sin embargo, pese a que el intercambio con Brasil continuará siendo deficitario, las perspectivas son que la producción automotriz se mantenga en alza. Una causa es que todavía existe una importante capacidad ociosa en la industria, considerando que “en 2017 la producción fue 75% menor a la de 2011 (830.000 unidades)”.

Y otro factor es un buen mercado interno, ya que “se espera que las ventas en el mercado interno cierren por encima del millón de unidades, superando el récord histórico de 2013″.

Sin embargo, dado el alto componente importado de Brasil que tienen los autos nacionales, un incremento de la producción generaría mayores compras de autopartes al país vecino.

Fuente: Clarin.com

Reunión entre ADEFA y el Gobierno: acuerdo para cumplir con el plan 1 millón

En un encuentro entre ambas partes llevado a cabo la sede de la compañía FAMMA-Fumiscor en Córdoba, se repasaron los objetivos planteados en el plan y se acordó avanzar en temas como logística, integración, asuntos laborales, negociaciones internacionales, regulaciones e impuestos.

En marzo del año pasado, el por entonces recientemente asumido presidente Mauricio Macri anunció la puesta en marcha del denominado Plan 1 millón, mediante el cual se pretende alcanzar esa cifra en la producción anual de vehículos para el año 2023.

A 15 meses de la puesta en marcha de este proyecto, miembros del Gobierno –encabezados por el Presidente, acompañado por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, el secretario de Industria, Fernando Grasso y autoridades de los ministerios de Transporte, Hacienda y Trabajo, entre otros- y junto con la cúpula directiva de ADEFA se reunieron en las instalaciones de la autopartista FAMMA-Fumiscor, en Córdoba para analizar la situación actual, repasar los objetivos del plan y avanzar en las iniciativas pendientes.

Al respecto, Luis Fernando Peláez Gamboa, presidente de ADEFA, expresó: “Nuestro objetivo es mejorar la competitividad del sector para contar con una industria automotriz sustentable internamente y bien plantada frente a la competencia externa. Tras la identificación de los problemas que afectan ese objetivo base que es un pilar para alcanzar la meta del millón de unidades de producción en 2023, se implementaron numerosas medidas que nos permitieron avanzar con resultados concretos”.

En ese sentido, Pelaez Gamboa compartió los avances que se dieron en cada uno de los seis grupos de Trabajo constituidos para abarcar y abordar todas las problemáticas macro y micro que atentan contra la competitividad y sustentabilidad de la industria y agradeció la implementación de medias que redundan en lograr una mayor inserción internacional, impulsar el desarrollo de proveedores y la reducción de costos (logísticos, impositivos).

 

Fuente: 16valvulas.com.ar

Macri relanzó en Córdoba la mesa automotriz

El presidente encabezó un encuentro del que participaron funcionarios provinciales, empresario y sindicalistas. Definieron ejes de trabajo y hablaron sobre la creación de un centro que coordine acciones tecnológicas.

El presidente Mauricio Macri participó ayer, en la ciudad de Córdoba, de una reunión de la mesa de producción automotriz que convocó a autoridades del Gobierno nacional, funcionarios provinciales, directivos de bancos públicos, empresarios y sindicalistas del sector.

En el marco del plenario, se debatieron temas en común de los diferentes actores involucrados en la industria con el objetivo de consensuar una mirada a largo plazo del sector alineada a los objetivos de la Transformación Productiva impulsada por el Gobierno.

En la mesa, estuvieron presentes el gobernador de la provincia, Juan Schiaretti; los ministros de Producción, Francisco Cabrera; de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Jorge Triaca; de Hacienda; Nicolás Dujovne; y de Transporte, Guillermo Dietrich, y el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis.

Entre los ejes de trabajo de la agenda, se destacan el acceso a mercados y, en el campo de los proveedores, la creación de un centro que coordine las acciones tecnológicas. También las regulaciones y norma técnicas, como la armonización con el mercado brasileño y la simplificación productiva, y las adhesiones de las provincias a la Ley de ART.

Incluye, además, entre otros temas, las devoluciones anticipadas del IVA y la implementación del Acuerdo Fiscal por parte de las provincias y, en el ámbito de la Logística, la aprobación de corredores de bitrenes a Brasil y la reducción de costos portuarios.

Fuente: Cronica.com.ar

¿Por qué cada vez más autos no traen indicador de temperatura del motor?

Hace décadas eran vitales para mantener la integridad del motor. Hoy, algunos de los modelos más económicos no los traen. Y cada vez son más…

Si sos un apasionado de la mecánica, sabrás que los motores de combustión interna deben trabajar a una temperatura específica para lograr el mejor rendimiento. Tanto un motor frío como uno caliente, pierden rendimiento, y si la temperatura del líquido refrigerante sobrepasa lo tolerable, podría causar hasta la rotura definitiva de alguno de sus componentes. Por eso, hace algunos años, el indicador de temperatura del refrigerante del motor era una herramienta imprescindible. Hoy… ya no tanto: ¿por qué?

En tiempos pasados era común que la temperatura se eleve en ciertas condiciones, por ejemplo, al atravesar un embotellamiento, o ante altas exigencias. Con la tecnología, este problema fue desapareciendo gracias a la implementación de electroventiladores con diferentes velocidades, termostatos y radiadores con mejor disipación del calor.

El cliente más conservador busca y reclama indicadores de temperatura del refrigerante del motor analógicos porque dan mayor seguridad. Pero muchos automóviles actuales, principalmente los más económicos, prescinden de él. En su lugar emplean un alertador luminoso que se ve de color azul cuando el motor está frío, desaparece del tablero cuando alcanza la temperatura de trabajo y se enciende de color rojo cuando hay peligro de recalentamiento.

En la mayoría de los autos actuales, una vez que los valores llegan a la temperatura ideal (sobre la mitad del recorrido) permanecen sin variaciones, por más exigencia y horas de uso que estemos al volante.

Es que los sistemas de refrigeración han avanzado, pero también detrás de todo esto, hay algunas trampas. Cuando el indicador de temperatura marque 90 grados, difícilmente el refrigerante esté a esa “temperatura sagrada”. En realidad, muchos motores trabajan a mayor temperatura que la señalada por ese termómetro, incluso pueden llegar a sobrepasar los 100 °C.

Fuente: Parabrisas.com